PISA el Sur

13 Dic
A los estudiantes de Andalucía PISA los sitúa a la cola de España

Andalucía sigue por debajo de las regiones españolas del Norte. En el bajo rendimiento escolar, inciden rentas escasas y poca cultura familiar, según PISA

¿Se hereda la pobreza? Hay que romper con esa tendencia, que sitúa a Andalucía por debajo de las expectativas mínimas de la educación básica. El Programa para la Evaluación Internacional de Alumnos, conocido como PISA, expuso sus resultados la semana pasada, para 2015. Aunque se ha evolucionado desde 2003, Andalucía aún sigue rezagada en relación a nuestras propias regiones del Norte. Alerta el informe que las razones son: escaso nivel cultural de las familias y sus bajos ingresos. Dan el sustrato para que los alumnos rindan escasamente. Se podría pensar también en revisar programas, métodos y forma de evaluar al alumnado andaluz. Ahora, cuando los titulares acaparan la Gran Reforma de la Educación, en voz tan firme como la del ministro del ramo, quien va en pos del consenso político de su minoría gubernamental, sería hora y minuto de que le eche un ojo o dos al Informe PISA y se remangue las mangas. La diferencia, no ya entre países de la UE, sino entre regiones de un mismo país, es la alerta que señala el estudio PISA. En el caso andaluz, la renta per cápita está 75% por debajo de la media europea. Igual a Extremadura, Castilla-La Mancha y Murcia, todas en esa franja del Sur de España. La muestra es contundente: En España, el informe ha examinado a 37.205 estudiantes de 980 centros escolares.

Los resultados cantan afinadamente. Aquí va un resumen principal (PISA, 2015). Las tres competencias analizadas, dan las siguientes cifras: Ciencias. España, 493; Andalucía, 473. Lectora. España, 496; Andalucía, 479. Matemáticas. España, 486; Andalucía, 466. En todos los casos, las diferencias con las CCAA del Norte de España son ostensibles.

Este informe, vinculado a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), tiene sus detractores. Indican que si bien es una aproximación a la realidad educativa de la UE, no se puede tomar como una prueba ponderable a cabalidad. Una defensora de PISA es Montserrat Gomendio, exsecretaria de Estado de Educación en el período del ministro José Ignacio Wert, y ahora directora general en la OCDE. Se basa en que las diferencias tan marcadas entre las regiones españolas (Sur/Norte) se deben a que no existen programas de formación unificados. Propone que las evaluaciones sean comunes y estandarizadas por igual para todas las CCAA de España. El nuevo ministro de Educación comparte esa postura. Este punto va a ser uno de los escollos a discutir cuando se abra el debate sobre la nueva Ley de Educación.

Aunque la inversión es un factor de peso y Andalucía parece hacer el esfuerzo, es sólo uno de los factores que inciden en los resultados comentados. El consejero de Economía y Conocimiento de la Junta, Antonio Ramírez de Arellano, mira a PISA como un ataque a la política educativa andaluza. Ha recordado que “la comunidad cuenta con 95.500 profesionales de educación pública en Primaria y Secundaria, con 1,8 millones de alumnos y una inversión anual de 6.133 millones de euros, que supone el 20,7% del presupuesto total de la Junta descontando el gasto financiero”. Observadores de ese desarrollo presupuestario afirman que está muy lejos de otras regiones, donde los resultados de PISA son ostensiblemente mejores. Según Escuelas Católicas de Andalucía (ECA), que agrupa a los centros de educación concertados con el gobierno autonómico, aseguraban en 2015 que la región es la cuarta comunidad de España que menos dinero dedica a esta modalidad educativa. Mientras se da casi un 10% a la concertada en Andalucía, la media española está en 14,2% del total del presupuesto dedicado a Educación. Destaca el País Vasco, Navarra o Baleares, donde ese importe supera el 24%, como media. Curiosamente en el informe PISA, tales regiones obtienen resultados muy superiores a todas las del Sur.

Hay que señalar que la educación concertada en España alcanza aproximadamente a un 18,4% de los centros con una escolarización del 25,5%. Mientras que la pública presenta un 68,2% de colegios e institutos con un 68,1% de escolares. Los privados dan clases en un 13,4% a una población estudiantil de 6,3%. Estos parámetros son, sin duda, otro de los puntos polémicos para alcanzar el consenso indispensable para la nueva Ley de Educación.

El ejemplo más notable en conseguir una educación básica homogénea está en Castilla-León. Es líder en dos de las destrezas analizadas (ciencias y lectura). Destacan haber alcanzado el objetivo de la UE para 2020 (menos del 15% de los escolares con una nota por debajo de 2 de 6 niveles). No  se aprecia sesgo de género, chicas y chicos van por igual en matemáticas y ciencias. Están ya a la altura de países como Canadá, Finlandia, Japón. Dicen orgullosos que la integración es muy satisfactoria, con una mirada a los estudiantes inmigrantes. Su media de centros concertados alcanza el 30%, por tanto las diferencias entre éstos y los centros públicos es ínfima. La apuesta en esta Comunidad Autónoma por alcanzar la excelencia educativa parece ser un ejemplo a seguir. Si los políticos responsables de esa nueva Ley estudian aplicadamente y con atención, tal vez, España pueda alcanzar las cotas superiores de la UE.

Si desea consultar los resultados de PISA al completo, aquí tiene el enlace. http://elpais.com/elpais/2016/12/05/media/1480958752_164797.html#pisa-ccaa

Patria o Muerte

29 Nov

El pope de la revolución permanente deja a Cuba esperando libertad

Aquí, a doña Rita Barberá le dejaron el corazón sin aliento. En Cuba, Fidel Castro, el verdadero comandante eterno, hizo honor a su linaje gallego y murió último

Germán Santamaría, periodista colombiano de raza, tiene escrito y publicado un libro de relatos cortos, ‘Morir último’, que estos fallecimientos me han recordado. Me decía, a las puertas de la antigua Babilonia (donde ambos estrechamos la mano de Sadam Hussein, en una ceremonia de la información), que había titulado su libro con su propio deseo, morir de último. Todo periodista tiene esa secreta esperanza, para no perderse los grandes acontecimientos que dan titulares históricos. La muerte de la señora Barberá, cuya presunción de inocencia la dejó al borde del infarto que la mató, es un ejemplo. El fallecimiento de Fidel, tras prolongada agonía militante, es otro. Antes cayó su hijo putativo, Hugo Chávez, que impuso una revolución cuando ya no estaban de moda y montó una pasarela autoritaria luciendo su disfraz de demócrata. Hay otros que murieron antes y no podrán ver esos titulares, Guillermo Cabrera Infante es uno de ellos. Su ensayo sobre el tabaco, ‘Puro Humo’, también es una metáfora de la Cuba del exilio, que se quedó en la bruma del recuerdo de quienes ya nunca volverán. Pero la desaparición de Fidel no es una metáfora, sino la última escena del último acto de una tragedia. Aún falta el epílogo, que está en manos de un actor secundario, otro Castro, que dice dejará el sillón en 2018. También he revivido una noche tardía en La Habana, donde toqué la suave mano del dictador caribeño, de largos dedos con uñas femeninas, en otro rito informativo. (más…)

La verdad de la posverdad

22 Nov

Posverdad: Una palabra que ejecuta lo que la verdad esconde

Oculta tras la noticia está parte de la verdad o  la directa mentira. La posverdad se hace sitio a mitad de camino. Es lo que la gente quiere creer que es verdadero

No es que sea mentira, sino que no es exactamente cierto, pero lo parece. Los expertos en este neologismo anglosajón (post-truth) declarada ‘palabra del año’, según el Diccionario Oxford, explican que lo publicado no es más importante que la emocionalidad del receptor y sus propias convicciones asentadas en su mente, que se le impone frente a un titular de prensa. Es decir que la verdad importa menos que lo que se quiere creer. Tal vez sea una argucia de los calibrados analistas de los sondeos políticos para justificar sus desaciertos. Se han equivocado en los resultados finales del Brexit, en la inesperada victoria de Mr. Trump o en el NO rotundo de los colombianos al acuerdo torticero con las FARC. En esos casos se trata de una metaverdad que nadie esperaba. La realidad es tozuda. El ejemplo más claro y contundente está en la Venezuela del Castro-Chavismo, donde un régimen autoritario se ha impuesto tras la cortina de los votos fraudulentos, que les da una pátina de democracia amañada. La verdad es que los venezolanos de a pie saben lo que la posverdad esconde. (más…)

La deriva populista

15 Nov

Trump, un populista inédito que inaugura el neoliberalismo autoritario

Con el triunfo avasallante de Donald Trump el mundo se asoma asombrado a un panorama inédito. Los políticos dejan paso a los voceros del antisistema

La estabilidad corre peligro. Las bases de países señeros de la democracia y el imperio de la Ley se han carcomido. Nuevos profetas de un nuevo orden relanzan ideas para atrapar a ciudadanos desfallecidos. Parece estar conformándose lo que la periodista estadounidense, Anne Applebaum y de lo que viene alertando el catedrático de Oxford, Timothy Garton Ash y que llaman la Internacional Populista. Curiosamente va de izquierda a derecha sin sonrojo alguno. El hilo conductor que los une es estar todos contra lo que la civilización occidental ha representado. Las instituciones han caducado. Los partidos que los agrupan son transversales. La calle y las asambleas van por delante de los líderes. La agitprop ha vuelto. La vía al poder para cambiar lo que hay pasa por votar, tal como ha establecido el sistema que quieren eliminar. Revive el proteccionismo; quieren sociedades homogéneas; dejan en vilo a las minorías, a las mujeres, a los homosexuales; tolerancia religiosa ninguna, integración racial tampoco; los derechos humanos no van en sus programas; desconfían de las instituciones internacionales y desprecian la cooperación y si hay que actuar con violencia lo hacen.
Del triunfo de Trump se han alegrado por igual en ambas orillas. Desde los movimientos de extrema derecha a la izquierda radical. Es en la vieja Europa, donde mayormente van apareciendo los nuevos partidos de este espectro. El caso del estadounidense es particular, no ha necesitado fundar uno nuevo, sino que ha tomado por asalto al Republicano. Y la ola populista ha tomado cuerpo en la ancha y larga América Latina. Donde el chavismo marca el paso vestido de uniforme militar. Avanzan y se comunican. En Austria, Francia, Holanda, Gran Bretaña, Hungría, Polonia, Grecia y España. Rusia tiene su propia versión autoritaria en el poder con un excoronel de la KGB al mando del Kremlin, que está encantado de tener como interlocutor al nuevo presidente de los EEUU. Mientras en Iberoamérica parece retroceder el movimiento, a excepción de Venezuela o Nicaragua, que se mantienen fieles a ese mesianismo que no consigue plasmar el reino de los cielos en la Tierra. (más…)

Pensar la Educación

8 Nov

Gobierno y oposición tienen la tarea de consensuar un pacto por la Educación

Ha llegado la hora de poner orden en el sistema educativo español. Aplicar el Plan Bolonia sin modificar a fondo la educación básica y media ha sido un paño caliente

Haberse colocado en el Plan Bolonia, que unifica la Educación Superior para todo el espacio de la UE, parecía bien en el documento. Aunque ha tenido sus detractores dentro del sistema universitario español y se aplica como se puede, sin recursos suficientes y apoyándose en la amplia vocación de servicio de la mayoría de los docentes universitarios. La verdad es que a las aulas superiores llegan alumnos sin una formación sólida en las materias básicas (la comprensión lectora, salta a la vista). Sin contar que somos el país de Europa con más deserción escolar y con una notable dispersión de los currículos formativos. La norma ha sido un constante vaivén de leyes de Educación al pairo de las ideologías dominantes en los sucesivos gobiernos españoles de los últimos 40 años. El pacto, el acuerdo ante materia tan capital, ha brillado por su ausencia. Han prevalecido las ocurrencias de cada uno y los cambios súbitos en cada equipo gubernamental. Así hemos llegado hasta aquí. El ‘nuevo’ Mariano Rajoy ha ofrecido un pacto para poner orden y llegar a un consenso sólido al respecto. Tiene ese encargo principal el ministro de Educación, Cultura y Deportes, Íñigo Méndez de Vigo, quien ya ha ratificado tal intención. Las variables a despejar, señor ministro, son: Alta tasa de fracaso escolar; muy bajas calificaciones como media en los baremos internacionales; recortes en los presupuestos y profesorado; incrementos sensibles en las tasas de matrículas; unificar los programas docentes en todos los trayectos educativos. Nueve millones y medio de estudiantes españoles –desde infantil a la universidad– agradecerán que le garanticen una educación pública de calidad, así como acabar con la alta inseguridad de su futuro, contestándoles a una pregunta fácil: ¿Pará qué estudian?
El Pacto Educativo. ¿Por qué es indispensable y urgente? España lidera el abandono escolar en Europa. Un diagnóstico preciso, veraz y desapasionado de la vertiente ideológica al uso y práctica en nuestro país debe guiar a estas discusiones. Son muchas y competentes voces en el mundo que fijan el problema. Mariano Fernández Enguita, sociólogo de la Universidad Complutense de Madrid asegura que la Escuela está en crisis institucional. Quiere decir que el problema está en la concepción misma de la Educación tradicional y eso fija, dice, la cuestión en profesores y alumnos. Ken Robinson, en una charla del prestigioso programa de televisión TED, denigró de la Escuela como una fábrica que no se sabe muy bien a quién y para qué forma a sus estudiantes. También está el denostado Informe Pisa (OCDE), que coloca a España en una posición baja en materias nucleares, como Matemáticas, Compresión lectora y Ciencias. Y agregaba, que el presupuesto que tiene Educación está muy por debajo de los países de la muestra analizada por Pisa. Es evidente que la calidad cuesta dinero y hay que financiar al sistema educativo público español suficientemente. Como ejemplo, la CCAA Andalucía sostiene una deuda cercana a los 800 millones de euros con sus diez universidades. A la Universidad de Málaga le corresponde unos 90 de esa deuda y en estos días, los rectores han declarado que exigen claridad en la forma de pago y que se ejecuten los mismos.
Lo cierto es que el cambio de paradigma debe tocar el fondo del problema. Aquí se enseña mucho a memorizar como herramienta clásica y poco a pensar. Hoy si un alumno no recuerda la capital de Lituania, tiene a Google, que se la dice en un instante (es Vilna). Pero aprender a pensar es el inmenso fallo de este sistema. Y eso, al llegar a la Universidad se echa en falta. Un estudiante que va a conformar la élite profesional de un país, tiene que aprender a pensar, a analizar y plantear soluciones en su trabajo, y eso hay que enseñarlo muy temprano. En realidad los métodos de enseñanza han variado muy poco en estas cuatro décadas. Han sido y son: clase magistral, libros, deberes en casa (en abierta polémica social en estos días) y exámenes. El epicentro de la cuestión, claro está, es el profesorado.
Pareciera que se acierta en el diagnóstico, pero no se aplican los remedios. En 2015, José Antonio Marina presentó un documento al Ministerio de Educación, que duerme en algún cajón bajo llave. Proponía que ser maestro requería siete años de carrera y evaluaciones periódicas que se pudieran reflejar en el sueldo. Claro eso tocaba el presupuesto, que ha venido en caída libre desde 2009 a 2014 (53.375 a 44.002 €). Antes, y con consenso de los principales partidos políticos, se había hablado del MIR docente, que ya hacen los médicos y psicólogos. Se habló de ponerlo en práctica en 2010, pero sigue a la espera. Son indicios de buenos diagnósticos, pero con falta de voluntad política para ejecutarlos. Un indicio de que el problema de la Educación siempre puede esperar. La guía hoy parece indicar que hay que fijar dos parámetros: calidad y adecuarse a los tiempos presentes proyectando hacia el futuro. Este asunto es de suma importancia para el porvenir de España.