En qué lugar se nos queda el Parque

15 Ago

En la espesura selvática del Parque de Málaga, sobre una corona de palmeras con hojas como puñales malayos, parece mantener el equilibrio impasible, en plena meditación zen, una paloma, que de ser descubierta por el representante adecuado pasaría a formar parte del Circo del Sol.

Es sólo una ilusión óptica. En realidad, la descendiente de las palomas picassianas está haciendo sus necesidades sobre la estatua del Comandante Benítez, oculta de los mortales por esas palmeras de camuflaje. (más…)