Alternancia en el modelo

7 Nov

Me llama la atención el impacto que ha tenido la puesta en escena de Jasmin Repesa en Málaga con la competición. En cierto modo me sorprende que esta situación haya cogido fuera de juego al entorno. Habitualmente, y Málaga no es una excepción, cuando ha habido un inquilino en el banquillo etiquetado como dócil, su sustituto ha sido invariablemente de corte opuesto. No se trata de tener primero a la Virgen María y después un cruce de Stalin y Hitler, sobre todo porque no es habitual que el sustituto mantenga la misma plantilla que ha tenido el entrenador «paterfamilias».

Un simple vistazo a los entrenadores de la época moderna del Unicaja no hacen sino corroborar esta idea. Tras Bozidar Maljkovic –figura que aparte de lo que supuso para el baloncesto en Málaga es quien creo que más similitudes tiene con el actual– llegó Paco Alonso, hombre de la casa que se confiaba que fuese una apuesta ganadora. El nivel de exigencia de cada uno de ellos hacia el club y en especial hacia el estamento dirigente era diametralmente opuesto, y así algunas exigencias del serbio, más propias de estrella del rock, fueron habitualmente filtradas para que su no renovación resultara más que comprensible por parte de los medios que podrían criticarla. (más…)