Otra Copa igual pero diferente

21 Feb

Se fue otra Copa, otra oportunidad, para el Unicaja, para la ACB, para todos. El fin de la cita del Sant Jordi trae una sonora bofetada en las aspiraciones del Unicaja de retomar la grandeza pasada, y el caso es que este año el listón estaba a otro nivel. Ni esperaba un Unicaja campeón ni lo voy a poner al nivel de Mad-Croc Fuenlabrada. Para este Unicaja, la cosa es así de dura: caer en cuartos ante el Banca Cívica es una soberana decepción (sobre todo por la forma de hacerlo) y plantearse algo más que jugar la semifinal era una auténtica entelequia.

De lo que necesita o le sobra al Unicaja actual ya he hablado anteriormente. Además es, o parece ser, el único tema de conversación que puede haber en los próximos días, sobre si cambios sí o no. No seré yo el que aconseje a nadie que no tiene o no quiere gastarse el dinero para algo que no tiene un funcionamiento adecuado. De la acabada edición de la Copa del Rey saco en claro que casi veinte años sin ganar son muchos para cualquiera, mucho más para el Real Madrid. Tal vez, esta victoria le vaya a servir a Pablo Laso como espaldarazo a su labor ahora que estaba en entredicho, y sobre todo cuando se juega el pasar el Top 16 de la Euroliga este jueves ante el Unicaja. También saco en claro que la Copa del Rey es cada vez menos la competición de las sorpresas, y que de esto último tiene culpa la misma ACB que se ha «autocargado» el invento con esa novedad de los «súper cabezas de serie».

El tema de la Copa del Rey tiene su aquel. Tenemos que la ACB, en su vertiente Liga Endesa, es permanentemente criticada por todos los conceptos que ciertos «paracaidistas» de la prensa deportiva se encargan de airear convenientemente como si de las miserias de los protagonistas del «Sálvame» se trataran. Aquellos que escriben sobre nuestro deporte de forma esporádica, suelen afiliarse al bando de algún amigo o conocido y suele hacer frente común a la ACB (enumeren: ABP, FEB, Euroliga…) en cuanto a la Liga se refiere, pero cuando llega la Copa son todo aplausos: que si el torneo de las sorpresas, que si la fiesta del BA-LON-CES-TO, que si cualquiera puede ganar, que si ambiente único… Todo bonito y precioso, pero comparar esta Copa y las anteriores con aquellas que daban finales como Baskonia-Zaragoza, Cáceres-Joventut o Estudiantes-Valencia, no tienen parangón. No me parecen mejores ni peores, pero pensar que la versión copera del clásico futbolero ya va por tres finales seguidas hace pensar en la perpetuación del dominio de madrileños y catalanes.

Esta similitud con la Liga escocesa de fútbol con Celtic y Rangers de tiranos no se tilda en ningún momento como aburrida por parte de todos aquellos que abuchean la Liga Endesa por estar llena de jornadas intrascendentes, con jugadores que cambian de equipo sin ton ni son y sin embargo aplauden la Copa del Rey aunque últimamente lleguen siempre a la final Real Madrid y FC Barcelona y estos últimos den entrada y salida a gente como Joe Ingles o Kosta Perovic de un día para otro. Todo esto con la misma dirección: la de la ACB. Los mismos que ningunean la Liga aplauden la presencia de blancos y azulgrana y los señalan como las locomotoras que tiran del baloncesto nacional. En serio, no me he planteado nunca qué sería de nuestro deporte sin las secciones de los equipos de fútbol, pero si esto significa dar de lado a los otros equipos no le veo la viabilidad.

En estos días, aparte de disfrutar de la gente de nuestro deporte, en Barcelona se están dando los pasos para darle otro aire y otra orientación a la ACB. Todos esperamos eso. La mayor era de esplendor fue cuando la igualdad fue llegando a la competición. Ahora la crisis azota a todos los equipos menos a un par de ellos. Por tanto parece lejano la vuelta de la misma a nuestro baloncesto, aunque no mencione a qué equipos no afecta el bajón de los ingresos.

Semana grande

14 Feb

¿O no? ¿Alguien duda de la grandeza de la Copa del Rey? No seré yo. Quien haya vivido la competición copera es muy complicado que la olvide. Si como aficionado es uno de los mejores espectáculos que pueden verse, si participas de otra forma, es inolvidable. Para la cita de Barcelona tenemos que llegan los mejores jugadores en los apartados estadísticos más importantes (puntos, rebotes, asistencias y valoración) y los equipos que han desplegado el mejor baloncesto hasta el corte final. Lo estándar es echar de menos a Valencia Básket y Gescrap Bizkaia en la fase final, pero ya que hemos conseguido que vuelva el Unicaja. No vamos a ponernos puntillosos…

El arranque el próximo jueves con el derbi vasco que enfrentará a Caja Laboral Baskonia y Lagun Aro GBC tiene a dos equipos a priori lejos de estar igualados, pero los de San Sebastián tienen ese plus que llevan encima los equipos que están por encima de las hipótesis y que ven eso de todo por ganar y nada que perder.

El que salga de esta eliminatoria tendrá como rival al vencedor del FC Barcelona Regal-Lucentum Alicante. Pese a lo bien que están los alicantinos, jugar frente al máximo favorito no parece la mejor receta de éxito.

El viernes nuestro Unicaja se verá las caras con el Banca Cívica. Tener en cuenta la victoria en Valladolid como el final de la racha maldita me parece algo prematuro. En su momento, ya coloqué aquí el comentario de la necesidad de trabajo y humildad para abandonar la mediocridad. A buen seguro que los de Joan Plaza ven al Unicaja como a un adversario accesible.

Y un equipo como el sevillano, irregular donde los haya, pero con talento individual indiscutible, no ha de ser ni mucho menos menospreciado pese a lo visto el domingo pasado, porque como ha demostrado el plantel de Chus Mateo ante rivales inferiores como los últimos que les han derrotado: o se trabaja a tope o no se da el mínimo exigible, al menos para la ACB.

Madrid-Fuenlabrada, el otro cuarto de final. El mismo viernes, el Real Madrid y el recién bautizado Mad-Croc Fuenlabrada dirimirán la plaza de semifinales del rival del Unicaja-Banca Cívica. Si el Unicaja y los blancos se vieran las cara el próximo sábado volverían a hacerlo a la semana siguiente en la Euroliga, cosas del calendario…

Todo lo que no sea un enfrentamiento entre los equipos futboleros será una sorpresa, aunque los últimos partidos del elenco de Pablo Laso han dejado a éste en una situación más que complicada. Especialmente dolorosa resulta la situación en Europa, donde han pasado de ser purasangres alegres y que divertían sólo con ponerse el chándal a tener comprometida la clasificación.

Puede sonar a raro, pero naturalmente a Laso ya se le pone en duda la capacidad para capitanear la nave blanca. Si, como puede resultar más que probable, la final de la Copa entre Real Madrid y Barcelona Regal es de los pocos enfrentamientos que parece que venden en nuestro baloncesto, habrá que ver si los de Xavi Pascual van a estar tan complacientes como en el encuentro de la Liga Regular.

Con todo esto en el horizonte, el Unicaja va a Barcelona con el recuerdo de dos años en el limbo de la participación copera, con la ilusión de competir, justificar el haber sido cabeza de serie y mostrar la actitud del equipo que quiere jugar tres partidos a partir del viernes en el Palau Sant Jordi. Aunque pensar más allá del partido del Banca Cívica es pecar de temerario, ya va siendo hora de ver una buena actuación en una cita importante. ¿Habrá que esperar?

Para gustos

7 Feb

En la NBA tienen el negocio tan sumamente exprimido que parece que tienen todo hecho y que no hay nada pendiente de explorar, pero homenajear a antiguos enemigos o competidores caídos en combate es algo no muy habitual. El pasado jueves se celebró el 45 aniversario de creación de la ABA, liga competidora de la NBA desde 1967 a 1976 y la mejor liga del mundo lo celebró con homenajes durante toda la semana, con equipos vistiendo uniformes retros de los equipos que formaron parte de la liga del balón tricolor y los peinados afro que gente como Julius Erving, Artis Gilmore o George Gervin popularizaron. Memphis Grizzilies vistió el uniforme de Memphis Tams, Miami Heat el de The Floridians, Charlotte Bobcats el de Carolina Cougars, Minnesota Timberwolves el de los Huskies, y Denver Nuggets, Indiana Pacers, New Jersey Nets y San Antonio Spurs el que llevaban en su día antes de integrarse en la NBA, aunque los Nets estaban en Nueva York y los Spurs eran los Dallas Chaparrals.

Aquí, el tema este lo tenemos algo olvidado, soslayado más bien, cuando vemos que los equipos cambian de nombre y de color con demasiada facilidad. Aunque lo fácil aquí está en acordarse de los vecinos sevillanos, a los cuales les recuerdo cuatro equipaciones diferentes y tres nombres distintos desde que llegaron a la ACB la temporada 1989/1990 sin haber sufrido cambios de club ni de patrocinador desde que llegaron. El tema es muy fácil: quien paga manda. (más…)

¿Por qué no crisis?

31 Ene

Si me diera por ponerme en plan político tendría que hablar de desaceleración o meter uno de esos «palabros» que se inventan los asesores (principalmente economistas) para maquillar o barnizar de corrección política las situaciones reales que parece que nos van a doler menos si nos las edulcoran. Como no tengo por qué disfrazar nada de lo que escribo, tengo que hablar de crisis. No hay más vueltas ante la situación del equipo. De los últimos seis encuentros (cuatro en la Liga Endesa y dos en Euroliga), sólo ha ganado el partido de Málaga frente al UCAM Murcia, perdió en Fuenlabrada (80-78), Málaga (frente al Real Madrid en Euroliga, 80-81), Manresa (86-68), Bilbao (en Euroliga, 85-70) y en Las Palmas (60-49).

Aunque las competiciones nacional y europea son lo suficientemente duras para respetar a todos los contrarios, viendo los partidos previos al más que complicado mes de febrero que se avecina (Copa del Rey y decisión del Top 16 de la Euroliga), se pueden entender las derrotas ante Madrid y Gescrap, aunque el sabor de ambas es más que diferente. La derrota como local tenía que ser una inyección de orgullo para el equipo, sobre todo por las dificultades encontradas y el rival que tenía enfrente. Pero lo de Bilbao queda marcado por 12 minutos de desconexión que tiran por la borda el trabajo. (más…)

Evaluación parcial

24 Ene

En la cabeza de la tabla los dos equipos de fútbol, Real Madrid y Barcelona llevan las mismas victorias (14) y tiene su mayor importancia porque así llegan a la cita copera la situación de «supercabezas de serie», con lo que sólo se verían las caras en la hipotética final, algo que al parecer, todo el mundo desea, en cierto modo porque tal vez queramos que la competición de la canasta sea tan divertida (dicho sea con toda la ironía del mundo) como la de fútbol. En la Euroliga, tanto madrileños como catalanes tienen la tarea realizada en el sentido que están en el Top16 con una victoria en la primera jornada, además los de Pablo Laso han superado sin problemas la vuelta a la NBA de Rudy Fernández y Serge Ibaka. Por su parte, los de Xavi Pascual dan la sensación ya conocida de estar realizando su trabajo sin fisuras. (más…)