La noria de Godino sí que necesita un telón

20 Abr

En la calle Salvador Dalí malviven los restos de la noria del siglo XVII que daba a agua a la Huerta de Godino. Reforzada con cemento para que no se descuajaringue, en sus alturas florece un bosque de arbustos.

Ayer coincidieron en el tiempo, y se trató de una casualidad, la crónica de esta sección sobre el semiocultamiento, con una lona municipal, del cascajo del cine Astoria en tiempos del festival de cine y la noticia de que tanto la Gerencia de Urbanismo como Ciudadanos concluyen que lo mejor es demoler ya el bicho y privarnos de vistas tan inquietantes.

Confiemos en que, como en los cuentos de hadas, los deseos se hagan realidad, aunque mucho se teme un servidor que habrá suficientes obstáculos normativos como para posponer el sueño hasta que a la vecina escultura de Picasso le salgan barbas. (más…)

Tupido velo ahora que vivimos tiempos de cine

19 Abr

El Ayuntamiento tapa parte del edificio de los cines Astoria y Victoria coincidiendo con la celebración del Festival de Cine, no vayan a confundirlo con el motel de Norman Bates.

Después de que la Diócesis de Málaga, en una de las decisiones más desgraciadas de toda su historia, decidiera autorizar la demolición de los restos de la iglesia de la Merced, en lugar de restaurarla, de las cenizas de tan simbólico templo surgió un edificio ramplón que siempre sentó como un tiro a la decimonónica plaza de la Merced.

Una expresión popular malaguita, que no se anda por las ramas de la ciencia eufemística, se refiere a «una chiquetá de mierda en una chaqueta blanca» a la hora de retratar actuaciones que desmejoran el estado de las cosas o de las personas. Pues eso.
A raíz de la construcción de este bloque -el edificio Pertika-la plaza de la Merced pareció oscurecerse y arrugarse, como si le hubieran caído de golpe dos siglos más. (más…)

Estaciones penitenciales de la construcción

18 Abr

El cerro del depósito de La Palma, con vistas maravillosas de la ciudad, está jalonado y desgraciado por varias lomas de escombros de un tamaño llamativo. Los capullos primaverales ya están aquí.

Ahora que celebramos estos días el festival de cine español (e hispanoamericano), el autor de estas líneas les recomienda una de las películas españolas más divertidas y originales de los últimos tiempos, el documental (real pero surrealista) Muchos hijos, un mono y un castillo, premiado en la última edición de los Goya, así que no concursa en Málaga.

Quien se acerque a la vida de esta familia de locos -que les recordará a miles de familias numerosas hispanas- y a la luminosa protagonista, Julita, quizás reviva la siempre sugerente España de Berlanga y Azcona que, lejos de ser el invento del director y del guionista, nos acompaña a diario, incluso en estos tiempos en los que abunda tanto zombi trincado al móvil. (más…)

Espectáculo sísmico en las alturas de La Palma

17 Abr

Subsiste, literalmente con altibajos, un campo hundido de fútbol sobre un murallón de refuerzo de la calle Eresma, digno de una película expresionista alemana.

Una canción que muchas antiguas alumnas de Málaga quizás recuerden todavía permitía repasar los principales ríos de España con una precisión asombrosa, en unos tiempos en los que se trabajaba la memoria y la wikipedia no completaba todas nuestras lagunas.

Otra manera de recordar los ríos que recorren nuestro país es callejear por La Palma-Palmilla, donde se concentra buena parte del callejero fluvial de nuestra ciudad. (más…)

El campito de los balonazos perpetuos

14 Abr

En la calle Arlanzón de las 720 viviendas, los vecinos llevan 15 años tratando de que el Ayuntamiento les quite una ruidosa pista polideportiva, encajonada entre sus viviendas.

Ayer, este diario informó de la aparición de una enorme grieta en el muro de un campito de fútbol en la calle Cigüela de las 720 viviendas, un barrio que quedó partido en dos con la llegada de la avenida de Valle-Inclán y por lo que se ve, el muro va camino de imitar al barrio.

Lo curioso es que, a muy pocos metros, digamos que a 30 segundos a pie, las 720 viviendas cuentan con otro segundo campito que lejos de contentar a los vecinos, los lleva por la calle de la amargura desde hace unos 15 años, cuando fue inaugurado en tiempos de la concejala de La Palma-Palmilla Mercedes González. (más…)