Un cernícalo anda suelto por Campanillas

20 Ene

Desde hace más de un año, un sujeto anónimo espurrea bolsas de basura en una isleta ajardinada casi enfrente de la sede del distrito.

Al firmante no le gustan los eufemismos, así que iremos al grano: un guarro anda suelto por Campanillas. Y no nos referimos al animal del que se aprovecha hasta los andares, sino a un espécimen que como usted y como yo, desciende de ignotos homínidos y antropoides, poco duchos, eso sí, en redes sociales, running o brainstorming pero que, no obstante, tomaron parte en la gran aventura de la evolución humana.

Sin embargo, el guarro que nos ocupa está falto de todo asomo de épica. Ya dijo el sabio que los héroes griegos no tomaban el desayuno y con ello quería decir que su vida era tan agitada, siempre en pos de algún fin noble o subido de tono, que los aedos se olvidaron de consignar si por las mañanas tomaban yogur (griego, claro). Así que de la merienda ni hablamos. (más…)

De cierta placa conmemorativa ilegible

19 Ene

A una altura a la que no llegan ni los hermanos Gasol, en la fachada de la iglesia de Santiago una placa ilegible recuerda que en la parroquia descansaron, hasta 1947, los restos del padre del libertador San Martín.

Ayer hablábamos de la ausencia de una mísera flecha en la intersección de la calle Granada con la plaza de la Judería que, de instalarse, evitaría que decenas de turistas se perdieran camino del Museo de Picasso. Pero en esto de las indicaciones turísticas e histórico-artísticas, de las que ayer este diario ofreció además un reportaje, hay casos curiosísimos de falta de luces o cuando menos, de ganas.

Pero antes hay que precisar que, desde que Spinoza, entre escrito y escrito, se dedicaba a pulir lentes en Amsterdam, el mundo de los aparatos ópticos ha avanzado una enormidad, aunque no tanto como el ego carca de Carles Puigdemont, que ya supera en tamaño todo el área de los Países Bajos y está a punto de devorar Luxemburgo y la propia Bélgica. (más…)

Carencias turísticas de Primero de Básica

18 Ene

Muchos visitantes se desnortan y tiran por la calle de en medio, plaza de la Judería arriba, porque ninguna flecha les indica en la intersección con la calle Granada la dirección del Museo Picasso. El show continúa.

Pese a que solo se trata de un par de expresiones, todo un mundo separa el «hacer unos arreglillos» de «realizar unas microactuaciones». En muchas ocasiones, ejercer de periodista es quitar lustre, pompa y circunstancia a engoladas notas de prensa oficiales para trasladarlas al lenguaje de la calle.

En este caso si el Ayuntamiento, la Junta o el sursuncorda anunciase que iba a «realizar unas microactuaciones», una opción salomónica, sin decantarse por lo barriobajero o lo cursi, sería optar por la expresión «hacer pequeñas actuaciones», porque lo de «microactuaciones» suena a «microeconomía» o a «microelectrónica». (más…)

Antonio Garrido, un personaje de novela

17 Ene

En la tarde del lunes, un editor recibía una novela dedicada a Antonio Garrido, con el parlamentario malagueño convertido en uno de sus protagonistas. Fallecería poco después.

¿Existen las casualidades o todo forma parte de un plan que desconocemos? Al menos al que esto escribe le resulta impensable que este mundo sea igual que una colonia de bacterias dejada a su suerte en la inmensidad del Universo. Por eso, a veces, se producen circunstancias en la vida que dan que pensar y parecen atisbos de un futuro que no se limitará a la crianza bajo tierra de malvas.

Le ocurrió al firmante en la tarde del pasado lunes. Serían las 7 cuando envió a un editor la tercera novela de humor recién terminada de una trilogía, con un elemento muy especial: estaba dedicada a Antonio Garrido «por partida doble», porque además de aparecer en la dedicatoria, el profesor malagueño era uno de los protagonistas principales del libro. (más…)

La reposición escultórica más esperada

16 Ene

Hoy, por razones de seguridad artística anti mendrugos, tendrán que adivinar qué obra escultórica ha sido completada por el Ayuntamiento, después de años de acoso y derribo.

Ha quedado sobradamente demostrado que incluso un tarugo ignorante con la capacidad de gobierno de la mula Francis puede presidir el país más poderoso del mundo.

Este hecho, repetido a lo largo de la Historia de la Humanidad en varios puntos del globo, debería hacernos pensar sobre una obviedad: en este mundo todo es posible.
Por eso mismo, al firmante se le presenta un dilema, pues como vivimos en continua sorpresa, ¿quién se atreve a afirmar con rotundidad que este artículo no lo leerá uno de esos mendrugos especializados en el destroce de las obras públicas? (más…)