El ‘hasta aquí hemos llegado’ de Mena

16 Abr

Hay que felicitar a la Congregación de Mena por su firme negativa a que en la mañana del Jueves Santo se montara un circo electoral para toda España. Cada político en su casa y Dios en la de todos. A ver si lo captan también nuestros políticos locales.

Con independencia del día que vaya a hacer pasado mañana, Jueves Santo, pues hablan de cierta borrasca inoportuna, ya se temía un servidor el peor de los escenarios climáticos hasta que la Congregación de Mena, en un gesto que le honra, con mucha amabilidad pero también con firmeza escenificó la frase «hasta aquí hemos llegado».

Con el ruego de que los líderes del Partido Popular, Ciudadanos y Vox no acudieran al traslado del Cristo de Mena por la Legión, la Congregación da una brillante lección sobre el límite que no deben traspasar los políticos, a quienes por cierto ya tenemos hasta en la sopa a lo largo de todo el año… incluida la Semana Santa, pues tampoco en estos días en los que las cofradías deberían ser las protagonistas la mayoría da un paso atrás.

Pero lo del traslado y la Legión ya iba a ser un intolerable circo electoral retransmitido para toda España -ya se había disparado la asistencia de medios de comunicación-. Y además, con el agravante de ofrecer la imagen falsa de que la Semana Santa de Málaga está más próxima a unos partidos que a otros.

Iba a ser un desastre al que la Congregación de Mena ha puesto freno con mucha inteligencia. A juicio de un servidor, ese es el camino a seguir: más cofrades y menos políticos en nuestra Semana Mayor. Ya lo dice el dicho popular: cada uno en su casa y Dios en la de todos.

A ver si cogen la indirecta estos días nuestros cargos electos en lugar de tanto martillo para darle a la campana de los tronos.

O como alguna vez propuso el firmante: no sería mala idea que en las salidas procesionales se invitara por sistema a profesionales notables que a lo largo del año se han destacado por salvar vidas, por haber descubierto una vacuna, por haber cumplido 50 años enseñando en un colegio o en la Universidad o por haber colaborado de forma especial en la cofradía… Un homenaje que aparcara la cada vez más indisimulable y sonrojante pugna por ver qué cargo público saca más tronos.

En cualquier caso, las más sinceras felicitaciones a Mena por su ejemplar decisión. Nos hemos librado de un auténtico Sálvame cofrade-electoral y de una distorsión nunca antes vista de la Semana Santa de Málaga.

Recuerdo

Permitan que esta Semana Santa el firmante se acuerde de un semanasantero jovial y entusiasta desaparecido hace demasiado tiempo como Rafael Pérez Cea, prior que fue de los Servitas. Durante todo el año, Rafael, en su tienda de calle Granada, ejercía con pertinaz constancia (valga la redundancia) la generosidad y bondad cristianas.

Esponjamiento

Este concepto urbanístico es lo que le ha pasado a la plaza de la Constitución tras haber encogido de tamaño la tribuna.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 × cinco =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.