Un motivo cervantino para visitar Málaga

5 May

El descubrimiento de que el Instituto Gaona posee la mayor colección del mundo de azulejos sobre El Quijote abre una inesperada ventana en la oferta cultural de nuestra ciudad.

En periodismo, realizar un reportaje por teléfono es el último recurso, un ahorro de minutos y kilómetros para el redactor que, a cambio, pierde la cercanía del cara a cara, además de mil y un detalles y, por supuesto, el factor sorpresa, porque allí donde hay una noticia pueden surgir más.

Esto fue lo que le ocurrió al firmante hace un par de semanas, cuando visitó el Instituto Vicente Espinel, que tiene en común con el paseo de Salvador Rueda que pocas personas lo conocen si no es por el nombre extraoficial: Instituto Gaona y Camino Nuevo, respectivamente.

El caso es que, el autor de estas líneas iba a ver cómo seguía la maqueta de una corbeta contemporánea de Godoy, que había sobrevivido a las tormentas burocráticas de más de dos siglos de vaivenes malaguitas y permanecía encallada, pero restaurada y expuesta, en un aula del instituto. Este era el propósito original, pero por medio se cruzó el pasillo de la primera planta, tantas veces hollado en otros reportajes y, como la carta de Poe, sin caer en la cuenta de lo que mostraba.

Menos mal que acompañaba a un servidor el historiador Víctor Manuel Heredia, que le descubrió el reportaje sorpresa: Las paredes de esa primera planta contenían la mayor colección del mundo de azulejos sevillanos del Quijote, colocados hacia 1933, después de su presentación en sociedad durante la Exposición Iberoamericana del 29 en Sevilla. Así que hubo que parar las máquinas y posponer un rato el periplo del barco para detenerse en este tesoro cervantino: 801 azulejos, con los once primeros capítulos del Quijote (de la primera parte). Y lo más asombroso: no fueron puestos al tuntún sino que pueden leerse en zigzag desde que Cervantes presenta a Alonso Quijano hasta que se encuentra con los cabreros y por supuesto, no falta el rostro de don Miguel.

¿Estaban los azulejos numerados? Es muy posible, pero el caso es que, hasta la fecha, en ningún lugar conocido se encontraban en perfecto orden de revista. En todo caso, al existir catálogos de estos azulejos, realizados por una fábrica de Triana, los responsables del Instituto Gaona, de forma concienzuda, los siguieron al pie de la letra a la hora de colocarlos.

Lo curioso es que, 300 azulejos idénticos pero desordenados, que se encuentran en la fonda de la veterana estación de Alcázar de San Juan, han sido declarados recientemente Elementos de Interés Patrimonial por la Junta de Castilla-La Mancha, así que más fundamento tiene de ser considerada Bien de Interés Cultural esta azulejería del Gaona.

Es más, Víctor Heredia cuenta que el instituto ya recibe alguna visita de turistas interesados en este tesoro artístico sin parangón. Así que sería cosa de ir incluyendo el hallazgo en las guías de Málaga y tratar de compaginar la marcha de las clases del centro con visitas al primer piso donde, además de los azulejos quijotescos, los visitantes hallarán la corbeta del XVIII y el aula Severo Ochoa. ¿Quién da más?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

6 + diecisiete =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.