La UMA como herramienta para el desarrollo empresarial

 

La relación entre empresas y universidad cada vez es más estrecha gracias a los servicios que se ofrecen a los empresarios como formación específica para profesionales o investigaciones ‘a medida’.

MARÍA DOLORES MEDINA

La relación entre la universidad y la empresa está evolucionando a pasos agigantados. Tanto para apoyar a los alumnos en la continuación de su formación, como para dar respaldo al desarrollo de una empresa. De este modo, la Oficina de Empresas del Consejo Social de la Universidad de Málaga lleva a cabo un proceso de apoyo para ambas partes. «Tenemos dos objetivos muy claros. El primero es promocionar los servicios de la universidad en las empresas y por otro, mostrarnos como un portal de ayuda para las empresas que se dirijan a la institución en busca de ayuda», expresa José Puchades, coordinador de la Oficina de Empresas.

La empresas con más vinculación a la universidad proceden sobre todo del sector servicios. «Dentro de este sector, el marketing, los economistas, los abogados o recursos humanos son quienes tienen mucha más vinculación con la institución universitaria. Asimismo, en el caso de las prácticas universitarias, este tipo de empresas, son quienes más alumnos solicitan», incide Puchades.

Entre las pequeñas empresas se conocen menos los servicios de esta Oficina, que pueden ser muy útiles, sobre todo para aquellas que estén en sus inicios. «La pequeña empresa no siempre está al tanto de la existencia del espacio, por lo que tratamos de publicitarnos para que puedan recibir nuestra ayuda».

En este sentido, todas las empresas de la provincia pueden acceder a diversos servicios que ofrece la universidad. «Las empresas pueden recibir, por ejemplo, formación por parte de la universidad. Ya bien sea a través de un máster, cursos de formación o cursos de verano», explica el coordinador de este organismo dependiente del Consejo Social. A través de la Oficina de Transferencia de Resultados de Investigación (OTRI), se ponen al alcance de los empresarios diversos tipos de cursos que se adecuen a su rama empresarial. Asimismo, existe lo que se denomina «formación específica». «El empresario puede llamarnos si lo que desea es que sus trabajadores reciban una formación muy específica. Sea cual sea su necesidad, lo que hacemos es buscar a los profesores que puedan impartir esa formación que el empresario pide», afirma Puchades.

Por otro lado, la investigación es otro de los ejes centrales de la Oficina de Empresas. La UMA cuenta con laboratorios que prestan servicio a instituciones o empresas como parte de su labor. «Tenemos diferentes grupos de investigación que están orientados a ofrecer su servicio a las empresas. Además, también compartimos con ellas los resultados de otros trabajos ya realizados para que puedan ayudarles, si es el caso, en el desarrollo de su empresa», señala Puchades. Igualmente, en relación a la investigación, a través de la OTRI, la universidad ofrece a las empresas la búsqueda de patentes en función de un amplio abanico de criterios.

La cátedras son otro de los servicios que este espacio ofrece a las empresas y sus trabajadores. De entre ella destaca la más actual, la cátedra Mahos de Estudios de Hostelería, que tiene como objetivo difundir el conocimiento de la universidad en este sector. «Esta cátedra surge de la Asociación de Hosteleros de Málaga. Se quiere profesionalizar este sector y para ello, lo más adecuado es comenzar por los propietarios de los restaurantes. para que un negocio pueda salir adelante, el propietario debe saber hacer todo, y todo lo relacionado con la dirección de una empresa del sector de la hostelería es lo que se cursa en esta cátedra», destaca Puchades.

Así, algunos de los cursos que se imparten en esta cátedra están relacionados con el liderazgo de equipos, la creación de cartas atractivas o el desarrollo de organización de equipos, es decir, «siempre están enfocados a los intereses que pueda tener el propietario del establecimiento».

 

Espacios para uso público
Otro de los servicios que gestiona la Oficina de Empresas es el referido a los espacios que posee la UMA y que pueden utilizarse para cualquier evento. «Los espacio de la universidad estan al servicio de todo el público. Allí pueden realizarse eventos también de todo tipo, siempre y cuando se solicite previamente», asegura Puchades. Entre los espacio disponibles destacan los salones de actos, las salas para conferencias, las aulas magnas, las aulas de informática, laboratorios o el Jardín Botánico, entre otros. «Las aulas magnas por ejemplo, de la Facultad de Telecomunicaciones, se suele utilizar para celebrar graduaciones».

 

Prácticas universitarias
El eterno debate en las universidades ha sido siempre la cooperación con las empresas, que la formación se enfocase a lo que la sociedad y los sectores productivos reclaman. De igual forma, los jóvenes estudiantes son conscientes de que realizar prácticas es imprescindible para complementar sus estudios y comenzar a ponerlos en práctica. Hoy en día el distanciamiento entre la universidad y la empresa ha disminuido y en el caso de la Universidad de Málaga, la Oficina de Empresas oferta un amplio abanico de instrumentos que pueden ayudar a los alumnos en su formación y a las empresas en su desarrollo.

«La universidad puede firmar convenios de cooperación con empresas e instituciones donde los alumnos realizarán prácticas extracurriculares para complementar su formación», expresa Puchades. En esta caso, la Universidad de Málaga trabaja con la plataforma Ícaro, a la que están inscritas las universidades de las provincias andaluzas. Por otro lado, dentro de las prácticas empresariales está la herramienta de Programa Impulso TFG-Empresas-Instituciones. Un programa que anima a las empresas a que propongan a los alumnos ideas para sus Trabajos de Fin de Grado (TFG).

Son distintas opciones que fomentan las relaciones entre la empresa y los estudiantes, facilitándoles, de algún modo «su primera salida al mundo laboral» para aprender y formarse como profesionales estando preparados para el futuro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dieciseis − 10 =