Células epicárdicas in vitro, nueva respuesta para las dolencias cardiacas

MARÍA DOLORES MEDINA

Investigadores de la UMA obtienen in vitro células epicárdicas, un tejido cardiovascular con gran potencial reparativo que abre la puerta a nuevas terapias para prevenir este tipo de enfermedades

La investigación científica de los orígenes genéticos y moleculares de las enfermedades cardiovasculares humanas está poco desarrollada si se coteja con la que se lleva a cabo en los modelos animales. Un hecho que contrasta con el aumento de enfermos cardiacos. Sin embargo, la investigación ha avanzado un paso más. En diciembre, la revista Stem Cell Reports publicó el estudio de investigación de un grupo científico de la Universidad de Málaga liderado por José María Pérez Pomares, profesor de la Facultad de Ciencias. Su gran logro: obtener in vitro células epicárdicas, un tejido cardiovascular de gran potencial reparativo, a partir de células humanas.

«Estás células son las que recubren la superficie del corazón. Durante el desarrollo embrionario del corazón, esas células son muy importantes, envían diferentes tipos de señales moleculares a otras células, les dicen como tienen que crecer, cuando tienen que multiplicarse o en que células se deben transformar. Este mismo tipo de mecanismos que funcionan durante la vida embrionaria podrían tener algún tipo de utilidad en la aplicación biomédica», explica este profesor de la UMA que es líder de grupo en el Centro Andaluz de Nanomedicina y Biotecnología (Bionand) y también pertenece al Instituto de Investigación Biomédica de Málaga (Ibima). En este sentido, Pérez Pomares destaca también que las células epicárdicas son el origen de la fibrosis del corazón y, por lo tanto, el nuevo modelo in vitro que acaban de desarrollar permitirá avanzar en el estudio de este tipo de respuesta patológica, muy común en enfermedades cardíacas.

Con estos resultados, se espera que a partir de ahora se puedan desarrollar nuevas terapias regenerativas para tratar enfermedades cardíacas, así como impulsar diagnósticos avanzados para enfermedades cardiovasculares. El número de trasplantes de corazón en España es muy reducido, a pesar de ser un país líder en trasplantes, hay quizás unas 300 intervenciones de este tipo al año mientras que infartos de corazón se producen unos 70.000. «Una de las ideas fundamentales con este proyecto es: vamos a conseguir a partir de no se sabe muy bien dónde un nuevo músculo para sustituir el músculo que muere en el corazón», explica Pomares.

Este trabajo, que se ha desarrollado en colaboración con investigadores de las universidades holandesas de Leiden y Twente, muestra por primera vez la diferenciación de células madre pluripotentes humanas (hPSC), tanto embrionarias (hESC) como inducidas (iPS), en progenitores epicárdicos, algo que hasta el momento, según indica Pomares, «no se había conseguido».

Ahora que el equipo es capaz de de desarrollar estas células en el laboratorio quieren averiguar qué otras cosas se pueden hacer con ellas. «Pensamos que podemos continuar manipulándolas en el laboratorio para conseguir que se transformen en otros tipos celulares que nos interesan».

Junto al profesor Pérez Pomares, este artículo de investigación cuenta con el doctor Juan Antonio Guadix como primer autor de la publicación, que por este proyecto ha recibido una mención especial en los Premios Málaga de Investigación Tercera Época, concedidos el 13 de diciembre por la Academia Malagueña de Ciencias y la Fundación Málaga. Guadix ha desarrollado su actividad científica en las Universidades de Leiden (Holanda) y de Málaga, primero como becario postdoctoral del programa U-MOBILITY y luego como investigador postdoctoral del Plan Propio de Investigación y Transplantes.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 × 1 =