«Si la UMA no hubiera apostado por mí, seguramente me habría ido al extranjero»

M. DOLORES MEDINA

Ingeniera de Diseño Industrial y Desarrollo de Producto, su proyecto Fiixit, que nació como una spin off de la Universidad de Málaga, ha sido premiado por el programa «Emprende inHealth» que apoya ideas innovadoras en el ámbito de la salud

Raquel Serrano estudió Diseño Industrial en la Universidad de Málaga, pero el emprendimiento ha sido una asignatura fundamental como demuestra su intensa experiencia en este ámbito. El primer premio en el Concurso Spin Off de la UMA en 2015 con su proyecto Fiixit la llevó a la preincubadora de empresas de Link by UMA-ATECH y sólo un año después aterrizó en Silicon Valley gracias al programa Yuzz. De ahí, al programa de aceleración de Andalucía Open Future, en el espacio La Farola, también con Fiixit, su novedosa empresa dedicada al desarrollo de férulas de inmovilización impresas en 3D alternativas a la escayola. Su último logro, alzarse con uno de los premios del programa «Emprende inHealth», impulsado por la fundación «UnLtd Spain», que apoya el emprendimiento social, y la compañía farmacéutica Lilly. Este reconocimiento le permitirá ampliar aún más su formación, recibir asesoramiento y mentorización, además de un capital ‘semilla’ de 5.000 euros y participar en actividades de networking. La constancia y la iniciativa propia son dos de las características que todo emprendedor debe tener, asegura.

¿De dónde surge la idea de las férulas impresas en 3D como alternativa a la escayola?
La idea surge hace dos años cuando me compré la primera impresora 3D para mi trabajo de fin de grado. Cenando con mi pareja una noche había un niño cerca y estaba llorando porque tenía una escayola, se metía el cuchillo y yo pensé ‘qué horror’, y se me vino la idea: si hiciera escayolas con esa impresora podría fabricar un tipo de sujeción fuerte, que permitiera a la piel transpirar. Se lo comenté al que a día de hoy es mi colega, ortopeda, y me presenté al primer concurso de spin off en 2015. El nombre era 3D Málaga y lo ganamos. A partir de ese momento comencé a especializarme y decidí visitar al doctor Leiva, que fue el que me abrió las puertas de la consulta y me escuchó. Ahí comenzó realmente Fiixit.
¿Cuáles son las ventajas y desventajas de comenzar tan pronto en el mundo empresarial?
Durante la carrera hice varias prácticas de empresa, lo que me ha permitido ver cómo funciona una empresa pequeña, una empresa con innovación, por lo que eso ha sido una ventaja para mí. Cuando acabé, me encontré con la situación de no tener trabajo, pero esto es porque no supe buscarlo. Me dedicaba a mandar currículums por internet y eso no se puede hacer; debía haber hecho un listado de las empresas que me gustaban para trabajar y haberlas visitado.
Admito que soy una emprendedora porque básicamente no me salió trabajo en su momento y, a día de hoy, sigo porque pienso que el emprendedor no solo se nace, sino que se va haciendo y todo el mundo no vale para emprender. Yo soy muy constante, si empiezo algo lo acabo. Gracias a eso puedo seguir emprendiendo.
Da la sensación de que cada vez hay más emprendedores en Málaga.
Sí que los hay, cada vez más. De hecho, ahora mismo estamos en un concurso a nivel nacional y cabe destacar que tres proyectos son de Barcelona, uno de Madrid y dos de Málaga, por lo que pienso que algo se está haciendo bien en Málaga cuando han cogido a dos proyectos. Hay muchos concursos. La Universidad lleva muchos años apostando por los emprendedores. Oportunidades hay pero a veces el conformismo acecha, y eso es lo peor. No harás nada con una carrera hecha si no te mueves. Es importantísimo no conocer gente, sino darte a conocer, ir a congresos y que te conozcan, el trabajo no va a llegar a ti si te quedas en casa sentado enviando correos con tu currículum.
¿Qué papel ha jugado la Universidad de Málaga respecto a su proyecto, Fiixit?
Con el spin off sí nos dieron mucha ayuda y mucha formación. La Universidad sí que está apostando muchos por nosotros. No puede darte soluciones de aquí a mañana porque es un ente muy grande, pero siempre termina haciéndolo y yo ahí la verdad es que no tengo ninguna queja, porque no se olvidan de nosotros. Yo siempre seré spin off de la UMA y lo diré con mucho orgullo porque fueron ellos quienes se interesaron por lo que yo hacía; si ellos no hubiesen apostado por mí, yo seguramente a día de hoy no estaría haciendo lo que hago, me habría ido al extranjero, fuera de este entorno.
¿En qué fase está ahora mismo Fiixit?
Estamos focalizados en la producción y expansión para que la gente vaya conociéndonos. Hay tres chicos que son colaboradores, son parte de la empresa, autónomos. También hay una freelance de marketing y mi socio, ortopeda, y yo. Además, contamos con el asesoramiento del primer traumatólogo que tuvimos, el doctor Leiva. Nos llaman pacientes ya que estamos haciendo una buena campaña en las redes sociales, publicamos qué hacemos y qué no, somos muy transparentes. El problema surge cuando el traumatólogo no nos conoce, ya que no podemos trabajar sin receta. Por eso estamos intentando expandirnos, que conozcan las férulas y vean que son rígidas y cumplen muy bien su función.
¿Qué consejo daría a aquellos estudiantes que actualmente están pensando en emprender?
Yo, en primer lugar, siempre digo lo mismo: querer es poder. Si quieres algo, lo vas a conseguir, tarde o temprano. Es importante ir a todas las charlas y congresos, como he dicho anteriormente. La Universidad, en su página web, ofrece todo este tipo de información. Tienes que empezar apuntándote a algo. ¿Que no te gusta? Pues no pasa nada, lo dejas. Lo importante es que comuniques tu pasión, proyecto y trabajo sin miedo para que la gente te conozca. Es necesario ser constante para conseguir cualquier cosa, esa es la esencia, no tener miedo y una vez estés ahí, ser constante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

nueve + 15 =