Vuelta de tuerca al viejo estalinismo

11 diciembre, 2012
Ilustración del escritor Ismaíl Kadaré realizada por Pablo García.

Ilustración del escritor Ismaíl Kadaré realizada por Pablo García.

JAVIER GARCÍA RECIO

En su última novela Réquiem por Linda B. (Alianza Editorial), Kadaré se vale del mito de Orfeo para recrear la trágica historia de cualquier intelectual que se precie en el seno de una dictadura. Los tiranos no cumplen jamás sus promesas.

El noble conocimiento que el escritor albanés Ismaíl Kadaré tiene de la mitología griega, su concepción de que dicha mitología es la gran maestra que explica los pasos del hombre sobra la tierra, le sirve para componer una de las historias más significativas de lo que significó para Albania la dura dictadura que el tirano estalinista Enver Hoxha impuso a su pequeño y atormentado país entre 1944 y 1985. Fue una dictadura inútil y desgraciada, pues Hoxha, tras romper con Yugoslavia primero, con la URSS después, y por último China llevó al país a la miseria de la nada, de donde hoy trata de salir.

En su última novela Réquiem por Linda B. Kadaré se vale del mito de Orfeo para recrear la trágica historia de cualquier intelectual que se precie en el seno de una dictadura. Como la música de Orfeo, capaz de seducir al todopoderoso Zeus, los intelectuales creen encandilar al poder para obtener la libertad de su obra, pero los tiranos no cumplen jamás sus promesas. Esa es la historia. Eso es lo que Kadaré cuenta con claridad mitológica en Réquiem por Linda B. Orfeo nunca conseguiría sacar a su amada del infierno; la promesa de Zeus de sacarla de allí a condición de que Orfeo no volviese la cabeza para mirarla, era falsa; Orfeo no la perdió definitivamente cuando volvió la cara para verla; Eurídice, la amante, nunca salió del infierno, esa era la falsa promesa.

En la Albania estalinista, Orfeo es el escritor y dramaturgo Rudian Stefa que en las primeras líneas va interrogándose, camino de la sede del Partido Comunista, por qué le habrán citado. Piensa que igual sería por su última obra teatral, aún no autorizada, o por que hubiesen descubierto sus relaciones con Migena, su joven amante. De manera kafkiana la verdad del interés del partido se impone: había firmado un libro suyo a una joven deportada junto a toda su familia por motivos políticos. El caso llega a oídos del dictador, el Guía Supremo. Una magnífica vuelta de tuerca a las miserias de un pequeño régimen estalinista podrido en el aislamiento.

Entre el dramaturgo y la joven confinada se establece, a través del triángulo formado por Migena, una extraña relación de amores prohibidos, deseos frustrados y la complejidad de unas relaciones imposibles en una sociedad opresiva, que toma expresamente sus claves del mito de Orfeo y Eurídice, para recrear la imposibilidad del amor y la salvación en un sistema totalitario.

El dramaturgo no podrá salvar a la joven Linda B, que acaba suicidándose, después de ver frustrado sus deseos de vivir en Tirana, la capital, y el propio Rudian Stefa deberá esperar a la muerte del dictador para volver a los escenarios y recobrar el éxito de otras épocas.

Kadaré ha contado hace unas semanas de forma excepcional lo que fue escribir bajo la dictadura de Enver Hoxha: «Hacer una literatura según las leyes universales quiere decir que esa literatura se sobrepone al miedo; bajo el miedo no se puede crear nada. ¿Qué hice yo bajo el régimen totalitario? Simplemente, hacer literatura normal en un país anormal; eso ya es mucho».

Réquiem por Linda B. nos trae también ese aire cervantino que Kadaré imprime a muchas de sus obras. Ya lo hizo en una de sus últimas obras, El accidente, cuando recreó la fábula del curioso impertinente; también aquí el amor de Kadaré por la obra de Cervantes deja una impronta que sobrevuela toda la novela. El mito y el genio cervantino conspiran en Réquiem por Linda B. para ofrecer una excelente novela que Kadaré firma de manera portentosa y refinada.

FICHA
Réquiem por Linda B.
ISMAIL KADARÉ
ALIANZA EDITORIAL
16 €

Rudian Stefa es citado ante el Comité del Partido Comunista. Se pregunta si será por su última obra de teatro, o si es porque su novia le ha denunciado tras una discusión. ¿No será una confidente? Tras un interrogatorio lleno de malentendidos se aclara el motivo: un libro que dedicó a una tal Linda B., una joven cuya familia fue deportada por razones políticas. Si Linda B. tenía prohibido visitar la capital, ¿cómo logró que el dramaturgo se lo dedicara? Y, ¿qué relación tiene éste con familia tan sospechosa? El caso llega a oídos del dictador, el Guía supremo.

No hay comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: