Vuelta de tuerca a los cuentos populares

25 marzo, 2018

ALFONSO VÁZQUEZ

Gonzalo Hidalgo Bayal publica una selección de relatos con sorprendente final, surgidos de los paseos por la playa con su hija

El cacereño Gonzalo Hidalgo Bayal (Higuera de Albalat, 1950) cuenta en el epílogo de La princesa y la muerte (Tusquets) que, de los paseos matinales por una playa sureña con su hija, en los años 90, fueron surgiendo cuentos que podían recibir o no la aprobación de la pequeña. En el caso de que pasaran el dictamen, el padre los transcribía, hasta que, pasado el tiempo, ambos decidieron que podía convertirse en un libro.

Veintidós de estas fábulas conforman este libro, dirigido a lectores «de 8 a 88 años», como reza el subtítulo. El autor de La paradoja del interventor demuestra que el caudal de su imaginación también puede adaptarse a las historias infantiles arquetípicas de los cuentos populares, pero estos relatos encadenados de caballeros y princesas tienen algo en común: nadie parece comer perdices y vivir felices cuando finalizan.

Lejos del happy ending, las fábulas se asemejan a cuentos morales sobre el amor, la muerte, la lujuria o la avaricia. Pequeñas lecciones de vida que rescatan el fondo a veces sangriento e implacable de los cuentos infantiles, que según algunas teorías, en su origen eran relatos dirigidos a adultos, no a niños. La dulcificación de las películas de Disney ha terminado por ocultar la primera forma de estas historias, a las que Hidalgo Bayal parece rendir homenaje.

Pese a su formato corto y a una forzosa trama escueta, hay espacio para finales desasosegantes y brillantes, para que por sus páginas desfilen ávidos mercaderes, monstruos, reyes, princesas, juglares, portentos y todo ello, en la gozosa, precisa y elegante prosa de este antiguo profesor de Literatura y filólogo románico, que deja constancia de que se puede sorprender con uno de los formatos más clásicos de la Literatura.

FICHA
La princesa y la muerte
GONZALO HIDALGO BAYAL
TUSQUETS
Ilustraciones de Lucas Barón.
15 €

No hay comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: