Víctor del Árbol: Volar en el agua

24 diciembre, 2017

GUILLERMO BUSUTIL

Dos orillas en un viejo espejo de la literatura que se cuenta a sí misma. Tánger años 50, un cóctel de lenguajes espías y atmósferas libres, y Tarifa española en tiempos de método gris en los que siempre gana la banca. Dos ciudades cuna, canción e identidad de dos personajes con un pasado en común marcado por la pérdida y la violencia, y la manera con la que cada uno ha dejado atrás esa sombra de la infancia. Lo mismo que la memoria presente que los va desalojando de las certezas y los vacíos, del tiempo que se arruga como un viejo papel sobre el que la vida ha escrito demasiado y al que apenas le quedan márgenes en blanco. Así son Helena y Miguel, la hija de un capitán de regulares, y el banquero construido a medida de la serenidad, el esfuerzo y la elegancia perfecta, hasta del bigote. Mujer de agua y de sueños, hombre de tierra y de números cuya lógica siempre cuadra, encontrándose en una de esas residencias de vidas en naufragio. El limbo, como ella lo llama, en el que flota, en el aire y en el olor a dependencias y abandono, el antibiótico de la afectividad vulnerable, superviviente y en busca de compañía cómplice, por los pasillos esquivos en los que grita incurable esa enfermedad que son los recuerdos, imágenes encarceladas por la niebla. Igual que la edad en la que uno está por encima de la lluvia y duda de si la felicidad a esas horas consiste en huir hacia las huellas de lo vivido o en hacerlo hacia delante, porque siempre hay algún sueño que espera inédito.

Dos criaturas de ficción y de carne. De esta manera las dibuja en lenguaje y acciones, la mirada y la escritura de Víctor del Árbol, Premio Nadal 2016, en su última novela Por encima de la lluvia que, curiosamente es su sello pero suena a destino, a las que el suicido de un compañero de residencia, extravagante y valiente en su lucha y deseo por encajar en el mundo, empujará a la decisión de vivir acompañándose sus últimas vidas. Y cumplirlo a través de un viaje emocional y de épocas en bruma en las que ir reencontrándose con lo que fueron y con los que les resta por completar. Vuelve Del Árbol a construir personajes equidistantes y heridos por un pasado, antihéroes de piel y palabra que buscan de algún modo redimirse, lo mismo que aborda el aristado tema de la agresión al débil y en concreto a la mujer. Es también Por encima de la lluvia una convincente radiografía social con mimbres de suspense policiaco y nervaduras emocionales que diseccionan los vacíos y los miedos, la fuerza, el quebranto moral, el coraje de enfrentarse a la angustia y a la opresión, a la necesidad y esperanza de alcanzar una felicidad en paz, un amor con el que abrochar la historia personal. Las claves de esta novela cuya historia de humanidad y miseria, de aprendizaje a pesar de la edad, y de superaciones, viaja por dentro de las memorias de Helena y de Miguel y también por fuera y por encima de su ruta física: ese viaje transformador aunque uno lleve siempre una nube encima, o una fosa común de un secreto con tierra encima, en aquel famoso valle de los caídos donde los vencidos picaron su castigo, y duermen de desigual manera bajo los pájaros de las banderas.

Miguel, Helena, y también en Mälmo la joven Yasmina, víctima de una familia fundamentalista, bajo el dominio de su abuelo tradicional Abdul que rige el gueto musulmán del que ella desea escapar para convertirse en cantante y cosmopolita. Heroína de hoy, inmigrante de tercera generación, entre su madre que la desprecia, la xenofobia de fuera y el amor clandestino con un policía. Yasmina, y Natalia, la hija de Miguel a la que su padre ayudará a encontrar su identidad frente al marido que igualmente la convierte en víctima, protagonistas de esta novela sobre personas corrientes y extraordinarias a la vez en la dignidad y en el desamor. Y sobre todo una hermosa propuesta para que la última vida, como la de Helena y Miguel, sea volar en el agua.

FICHA
Por encima de la lluvia
VÍCTOR DEL ÁRBOL
DESTINO
20,90 €

No hay comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: