Una vida en medio de la guerra

13 febrero, 2012

Vista del centro de Varsovia devastado tras el levantamiento de 1944.

MIGUEL FERRARY

No es un libro de Historia. No hay una cronología de hecho reseñables. Ni una descripción detallada de las batallas. El olor a pólvora y el peculiar tableteo de la ametralladora MG42 son unos elementos más del libro, no sus protagonistas. Diario del levantamiento de Varsovia es sólo eso, un diario de un joven polaco que, 23 años después de este hecho, retoma sus recuerdos, sus vivencias, su rutina escondido en atestados sótanos y túneles para protegerse de las bombas y de la guerra, que inexorablemente destruye su ciudad.

Sin embargo, este diario trasciende el género. Se convierte en el relato que describe a una generación de polacos marcada por la ocupación nazi y la lucha armada. Su autor, Miron Bialoszewski, no es un testigo más. Poeta y dramaturgo, amigo del premio Nobel de Literatura Czeslaw Milosz, el autor plasma su estilo personal a la hora de rememorar los 63 días que duró el levantamiento de Varsovia.

Es un texto complejo y personal. Se aprecia su afán por buscar la mayor exactitud posible en los hechos que relata y en disponer una sucesión cronológica de los hechos. Los recuerdos aparecen como un torrente de palabras, en frases cortas que componen una rápida cadencia de imágenes, sonidos, olores y sensaciones que van elaborando un complejo fresco sobre la rutina de la población, de aquellos que intentaban sobrevivir al caos, las balas y las bombas.

La prosa de Bialoszewski va describiendo cómo el subsuelo de la ciudad se va convirtiendo en el refugio de la población. Una ciudad en las catacumbas que no evita que la guerra se cuele por cualquier agujero. Miron también relata cómo van desapareciendo los edificios que han formado parte de la postal de la ciudad, quedando así la ciudad parada en los recuerdos de quienes vivieron esa vieja y desaparecida Varsovia espléndida, que irá muriendo conforme desaparecen sus testigos. El lector vivirá cómo las calles se convierten en ratoneras, las reuniones de los vecinos bajo tierra para escuchar las últimas noticias y los rumores que corren de boca en boca, o llorar a los muertos.

Más allá de la historia del levantamiento –para ello recomiendo la magnífica crónica Varsovia, 1944, de Norman Davis–, el lector tiene entre sus manos una visión personal sobre este hecho. La visión de un polaco que no participó en la lucha, pero que muestra cómo sobrevivió la población, su rutina, su búsqueda de harina para comer, su fe, liturgia y riñas durante los dos meses justo debajo de la lucha encarnizada en las calles de Varsovia.

FICHA

Diario del levantamiento de Varsovia
MIRON BIALOSZEWSKI
ALBA EDITORIAL
24 €Miron Białoszewski, uno de los escritores más independientes y originales de las letras polacas, tenía 22 años por entonces, y en 1970 escribió sus recuerdos en Diario del levantamiento de Varsovia, una narración en la que la memoria y los hechos forman una misma sustancia excepcionalmente sincera.

No hay comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: