Una vida en blanco y negro

20 septiembre, 2013
Dos de las ilustraciones de la obra de Masereel.

Dos de las ilustraciones de la obra de Masereel.

MIGUEL FERRARY

Mi libro de horas (Nórdica) nos ofrece un despliegue fascinante y cautivador de imágenes del grabador belga Frans Masereel en el que relata la vida de un joven idealista.

La potencia visual de Mi libro de horas, publicado por Nórdica, te deja noqueado a la primera página. Es un impacto estético que llega a ser emotivo. Pasas una página, dos, tres. Cuando te das cuenta, llevas una hora viendo las escenas y has terminado. Sentado en tu sillón, en silencio, con las imágenes flotando en tu mente y la historia que relata, revoloteando alrededor de tus ojos con el impactante contraste en blanco y negro. Así eran las obras de Frans Masereel, así es Mi libro de horas.

Pero antes de entrar más en el libro, lo mejor será ponernos en contexto. Masereel (1889-1972) es un artistas belga especializado en el grabado en madera. Sus dibujos gozan de una impactante composición, elaborando viñetas que tiene una minuciosidad sorprendente. Su trabajo tuvo una fuerte influencia en el mundo del cómic –o como se dice actualmente «novelas ilustradas–, siendo reconocido por autores como Art Spiegelman (Maus) o Will Eisner.

A partir de aquí nos podemos hacer una idea de qué nos vamos a encontrar al abrir Mi libro de horas. Es una sucesión de imágenes, sin diálogo, que nos va contando la vida de un joven que llega a la ciudad lleno de ilusiones y curiosidad. No necesita la palabra escrita, ya que la sucesión de viñetas nos permite seguir perfectamente las aventuras y desventuras de este joven, que le llevan a sorprenderse por la riqueza de estímulos urbanos, pero también de sus peligros. Conoce el desengaño amoroso, huye a países exóticos, vuelve para vivir riéndose de todo, se implica políticamente y vive en sus carnes la fuerza del amor y la pérdida. Desde la primera a la última página, la historia fluye con gracilidad, como una película muda de los años 20, vinculada a la estética del cine expresionista alemán.

Las perspectivas forzadas, nada convencionales, son elementos muy presente en cada uno de los dibujos. Los picados y contrapicados proporcionan sensación de movimiento, inestabilidad, cambio, agitación o sorpresa. Simplemente con mover un poco el punto de vista del lector. Es uno de los muchos detalles que se aprecian en estos dibujos, plagados de pequeñas historias que se intuyen en los personajes secundarios que desfilan por el libro.

De fondo, Masereel plantea un tema tan universal como inagotable, como es la búsqueda de sentido a la vida, que no sería de extrañar que tuviera unos tintes autobiográficos. La política –muy presente–, la religión, la riqueza o los viajes aparecen como opciones para el protagonista de este libro, que al final encuentra su camino y remata con una viñeta final fantástica, surrealista y definitiva.

Nórdica ha sabido ahondar así en el trabajo de Masereel, trayéndolo al público español con una cuidada edición que acompaña a La ciudad, la anterior obra publicada del autor belga por esta editorial. Además, Mi libro de horas viene acompañado de un fantástico prólogo de Thomas Mann sobre este libro y que en sí mismo es una pequeña obra de arte.

FICHA
Mi libro de horas
FRANS MASEREEL
NÓRDICA
17,95€

La búsqueda del sentido de la vida, la curiosidad y vitalidad constante, el retrato de la ciudad, las tensiones sociales y políticas, cierta crítica… Masereel aporta una obra redonda, que además destaca por la potencia visual de sus grabados en madera, que entroncan con el expresionismo alemán y juegan con el contraste del blanco y negro.

No hay comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: