Un mundo incomparable

5 febrero, 2014
Una vista de Gyantsé, en los años 30.

Una vista de Gyantsé, en los años 30.

ALFONSO VÁZQUEZ

Abada Editores publica Viaje al Tibet del inglés Robert Byron (1905-1941), la fascinante aventura de un maestro de la literatura de viajes, con bellísimas descripciones y mucho humor.

Sostiene Miguel A. Martínez-Cabeza, profesor titular de Lengua y Literatura Inglesas en la Universidad de Granada, a cargo de la edición de este Viaje al Tibet, que su autor, el británico Rober Byron (1905-1941) podía haber sido un joven juerguista más de la clase alta de finales de los años 20. Otro cabeza loca eduardiano formado en Eton, un colectivo satirizado por Evelyn Waugh en Cuerpos viles. Sin embargo, la pasión por los viajes y por el arte bizantino se cruzaron en su camino y con ello cambió su visión del mundo. La conversión no ocurrió camino de Damasco sino a lo largo de un viaje a Italia, cumplidos los 18 años, en compañía de Lord Beauchamp, padre de un amigo. Al regreso confesaría a su madre que había pasado «de ser un idiota a ser una persona», como recuerda el profesor Martínez-Cabeza en su amena y completa introducción.

Inglaterra perdió a un juerguista y ganó para la causa de la Literatura a uno de los más finos y mordaces escritores de viajes.  Algo que podemos comprobar con creces en Viaje al Tibet, que ahora publica Abada Editores. Cierto que cuando Byron viaja al país, en 1929, eran ya muchos los viajeros que se habían adentrado en esa hermética tierra y lo habían contado, eso es algo que el autor reconoce en el libro. Pero pocas obras sobre este mundo fascinante en el Himalaya conjugan tan bien unas descripciones tan maravillosas con tantas dosis de humor inglés.

A Robert Byron, que consigue sufragarse el viaje escribiendo para el Daily Express, le acompañan en esta aventura, que tendrá como destino la ciudad tibetana de Gyantsé, sus amigos de Oxford Gavin Henderson y Michael Parsons, 6º Conde de Rosse. Otro de los valores del libro, y algo que está muy presente a lo largo de toda la obra, es que todo él rezuma Imperio Británico, que vive sus últimos años de gloria. Por muy perdido que sea el paraje, azotado por vientos de mil demonios, en lo alto de una amenazadora cadena montañosa siempre aguardará a los viajeros un funcionario británico e incluso un civilizado juego de té. En este sentido, uno de los momentos más divertidos del libro tiene lugar en la residencia del gobernador inglés en el estado indio de Sikkim. Los jóvenes asisten a una cena de gala en la que se escucha a Elgar, se brinda por el rey y se canta el Dios salve al rey. Al finalizar la cena, un edecán espera que el gobernador termine de hablar para decir: «Su excelencia, la casa está en llamas».

Pero donde Byron destaca con creces es a la hora de regalarnos preciosas descripciones, en las que se aprecia su mirada fina de pintor. Fascinado por la cultura, la arquitectura y la Naturaleza, es capaz de condensar en un párrafo que parece escrito por Vermeer la llegada a un mundo exótico e incomparable: «Había desaparecido para siempre el azul Prusia del anglo-himalaya y de los Alpes, ese tono pastel inmanente e informe que oprime a la mitad de las montañas del mundo. Un luz nueva flotaba en el aire, una radiación líquida presagio de escenas con las que se no se encuentra comparación en toda la tierra». Y Robert Byron, que padece junto a sus amigos lo que no está escrito, nunca deja de lado el humor ni la admiración por esta tierra, en gran parte velada todavía a los occidentales. Miguel A. Martínez-Grande, que ha traducido a Stevenson, Henry James y Virginia Woolf entre otros, aporta por su parte una espléndida traducción que contribuye a que esta sea una edición memorable.

Viaje al Tíbet, de Robert Byron

FICHA
Viaje al Tibet
ROBERT BYRON
ABADA EDITORES
13€

Viaje al Tíbet es el relato del viaje de Robert Byron desde Londres a Gyantsé a finales de los años veinte del pasado siglo. El lector se divertirá con las crónicas porque hasta las mayores penalidades están contadas con humor; un libro hilarante..

No hay comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: