Un mirón entre la flor y nata

6 mayo, 2013
El periodista Norman Mailer en 1988..

El periodista Norman Mailer en 1988.

JOSÉ MARÍA DE LOMA

Archifamoso por La canción del verdugo, Los desnudos y los muertos; guionista, biógrafo, periodista total, el norteamericano Norman Mailer ( 1923-2007) fue un cronista politico de primer orden, poco amigo de medias tintas, observador sagaz y practicante de ese gran periodismo que lo emparenta, si es que no los supera, con el inmenso Truman Capote o el célebre Tom Wolfe.

En Miami y el sitio de Chicago, de la meritoria e innovadora editorial Capitan Swing, con prólogo y traducción de Antonio García Maldonado, colaborador de este suplemento, el lector asiste a un punzante relato lleno de originalidad, literatura y sentido informativo. Estamos en el 68 en un contexto de particular agitación. Los republicanos celebran en Miami su convención para elegir candidato. Los demócratas hacen lo propio en Chicago. Mailer comienza con Miami. Y la descripción de la ciudad es apabullante, sobrecogedora, fotográfica, densa. Páginas que se beben.

Luego hará lo mismo con Chicago. Particular y jugosa es su teoría de esa ciudad. Chicago es la América ideal para Mailer, dado que Detroit está (estaba entonces) entregada a la industria automovilística; Nueva York es la capital del mundo, San Francisco es muy europea; Miami es playa y ciénaga y Dallas está muy ensimismada en lo tejano y el petróleo. A partir de ahí, y quizá esa es la parte más interesante del libro, el autor describe los altercados y manifestaciones, las detenciones de hippies, e incluso de él mismo, a las puertas del hotel donde los demócratas celebran el cónclave.

Las imágenes de esas algaradas, fruto de una América joven y airada que en cierto modo despertaba de cierta inocencia, quedaron grabadas en la retina del americano medio, lo que influyó de manera decisiva para que el ganador de la contienda presidencial en noviembre del 68 fuera el exvicepresidente Nixon, que se impuso el 5 de noviembre al vicepresidente demócrata, Hubert Humphrey, al que Mailer retrata como un inoperante de primer orden. Esta fue la última elección en la que dos candidatos enfrentados habían sido vicepresidentes.

Olla a presión de Este a Oeste

Mailer no se olvida de que no es sólo Chicago, sino todo el país, en los campus y ciudades, en el Este y en el Pacífico, en el ámbito rural, el que es una olla a presión. Detenciones, disturbios raciales, cargas policiales, huelgas. Tanto es así que buena parte del éxito de la campaña de Nixon estribó en la promesa de restablecer el orden público. Miami y el sitio de Chicago es una lección de política, de historia de Estados Unidos y también de periodismo. Encontramos dándolas al gigante premio Pulitzer, provocón y autor de la frase «el éxito es sólo la mitad de bonito cuando no hay nadie que nos envidie». Su pluma no conoció lo políticamente correcto. No se cortaba. Y eso también es una lección para nuestros días.

FICHA
Miami y el sitio de Chicago
NORMAN MAILER
CAPITÁN SWING
19 €

Una imagen de caos que probablemente sentenció las posibilidades de Humphrey en la campaña de otoño contra Nixon, en un año decisivo para la política estadounidense contemporánea, del que surgió el país amargamente dividido de nuestros días. Durante su cobertura en Chicago, el propio Mailer estuvo a punto de ser arrestado cuando a la policía del alcalde Daley se le fue la mano contra los yippies, los hippies y los medios de comunicación.

No hay comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: