Un ilustrador ‘previlegiado’

28 abril, 2018

ALFONSO VÁZQUEZ

José María Gallego, el dibujante de Gallego & Rey, ilustra para Reino de Cordelia Luces de bohemia, con la edición de Luis Alberto de Cuenca, en la que refleja con acierto los claroscuros del universo esperpéntico de Valle-Inclán.

 

Detalle de una ilustración de José María Gallego para Luces de bohemia. J. M. G.

El ilustrador José María Gallego, pareja artística del guionista Julio Rey en el veterano dúo de humoristas gráficos Gallego & Rey, vuelve a ilustrar un clásico de la literatura, después de La isla del tesoro (Reino de Cordelia, 2016), que el año pasado obtuvo el segundo premio al libro mejor editado de España. que otorga el Ministerio de Cultura.

En esta ocasión se atreve con Luces de bohemia, el primer esperpento de Valle-Inclán, en palabras del poeta y exdirector de la Biblioteca Nacional, Luis Alberto de Cuenca, a cargo de la edición y del prólogo de esta obra, «una de las novelas dialogadas más hermosas y divertidas de la literatura universal contemporánea».

José María Gallego se adapta como un guante al aire satírico, esperpéntico y repleto de claroscuros de esta obra maestra del teatro (o de la novela dialogada), en la que la tragedia y la comedia van de la mano, como lo hace la inmortal pareja del poeta ciego Max Estrella (trasunto del bohemio sevillano Alejandro Sawa) y el pícaro Don Latino de Híspalis, dos criaturas cervantinas en la noche arrabalera de Madrid.

De esta forma, al probado manejo del ilustrador de la comicidad, hay que sumar las dotes para reflejar también las situaciones más dolorosas de la trama, y así, lo mismo dibuja un desternillante borrachín que salpica con la expresión «craneo previlegiado» (sic) las discusiones de la decadente taberna de Pica Lagartos, que refleja la conmovedora estampa de una madre con su hijo muerto en brazos que clama contra los asesinos, mientras en la noche madrileña se recorta, tenebrosa, la arquitectura de los Austrias.

Ha tenido muy presente Gallego el deforme espejo del Callejón del Gato para, siguiendo las descripciones que hace Ramón del Valle-Inclán, caricaturizar hasta el mínimo detalle a sus criaturas, incluida la bragueta abierta que exhibe el abotargado ministro, antiguo compañero de correrías de Max Estrella.

Hay, además, guiños que los lectores de don Ramón apreciarán como la aparición del marqués de Bradomín con los rasgos de su padre literario, aunque con ambos brazos aparentemente sanos.
En suma, una lectura doblemente deliciosa por tratarse de una obra maestra y el acierto de José María Gallego a la hora de trasladar al dibujo toda la ambientación.

Por otro lado, la edición, que sigue la de 1924 de los Opera Omnia de Valle, incluye notas aclaratorias sobre algunos personajes y las palabras más abstrusas para el lector moderno.
Por no faltar, ni siquiera falta una ilustración del «cráneo previlegiado»… «previlegiado» ilustrador también.

FICHA
Luces de bohemia
RAMÓN DEL VALLE-INCLÁN
REINO DE CORDELIA
27,95 €
 Ilustraciones de José María Gallego.
Edición y prólogo, Luis Alberto de Cuenca.

No hay comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: