Un final amargo muy femenino

20 agosto, 2012
La escritora Willa Cather en 1927.

La escritora Willa Cather en 1927.

JOSÉ LUIS G. GÓMEZ

Willa Cather (1873-1947) no disfruta en España de una gran popularidad, aunque tampoco es que en su Virginia natal sea la escritora más admirada, pero sí que es una de las narradoras más celebradas de la primera mitad del pasado siglo. Ella fue una de aquellas mujeres que optaron por ser independientes a cualquier precio, algo que su obra refleja incluso con fiereza, así que no esperen amables estampas de costumbres en sus páginas. Ni su vida fue fácil, ni su mirada es blanda –maestra y periodista antes que novelista, sus días no transcurrieron entre mullidos almohadones–. Cather utilizó como brújula a Henry James, y supo encontrar en él la forma de contar su verdad. Y lo hizo con crudeza, pero también con estilo, hasta el punto de ser la primera fuente de inspiración de otro sureño con aristas como Truman Capote.

La amargura es lo que recorre Mi enemigo mortal (Alba, 2012), una novela corta que publicó en 1926, amargura y derrota que nacen de la ambición desbocada y el carácter caprichoso de una mujer desconfiada. Myra Henshawe es ese personaje que se derrumba en las manos de Cather, pero más importante resulta la mirada desncantada de Nellie Birdseye, humilde narradora de las desventuras de una gran dama que sufre y hace sufrir por su propia inconsistencia. Aquí no se presenta una enseñanza moralizante, no teman; Cather no pierde el tiempo en escribir monsergas, ella está interesada en describir cómo son y qué hacen las mujeres y hombres que moldea con más cariño del que pueda parecer. Teje sus historias con retazos de su biografía, bien alterados, y con bastantes de sus obsesiones y gustos: la frontera del Oeste, Nueva York, el afán de independencia y las vidas de gentes humildes.

La editorial Alba ha apostado fuerte con Willa Cather, una de esas recuperaciones del olvido a las que ya nos estamos acostumbrando en este mercado editorial que tan bien mira al pasado, pero que no parece interesado en el presente. Mi enemigo mortal está bien traducida y presentada, en la coqueta colección Minus, rasgos que convierten a este librito, de muy breve extensión, en una perfecta lectura veraniega. Sea el más elegante de la piscina y lea a una ganadora del Pulitzer sin esfuerzo, ¡a Capote le encantaba, no sea menos que él!

FICHA
Mi enemigo mortal
WILLA CATHER
ALBA EDITORIAL
8,50 €

Myra Driscoll renunció a la fortuna de su tío y a una comodidad de princesa para ser fiel a sus sentimientos y casarse con Oswald Henshawe. Pero la obra mostrará el haz y el envés de aquella valentía ideal. A través de la exquisita mirada de la joven Nellie asistimos a la rememoración de dos momentos clave para el retrato de Myra: la vida del matrimonio en Nueva York, llena de glamour y de amistades artísticas, y su final empobrecido en una ciudad junto al Pacífico. Willa Cather nació en Back Creek Valley, Virginia, en 1873.

No hay comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: