Tras las huellas del asesinato del general Prim

2 octubre, 2012

Ian Gibson, esta semana, en su visita al cementerio inglés.

Ian Gibson, esta semana, en su visita al cementerio inglés.

VIRGINIA GUZMÁN

El hispanista Ian Gibson ha ganado la última edición del premio Fernando Lara con La berlina de Prim, una novela que investiga el atentado contra el general, que mezcla acción, historia, costumbrismo y relato detectivesco y que tiene como protagonista a Patrick Boyd, un joven periodista hijo de Robert Boyd, aquel valeroso irlandés que luchó con Torrijos.

Fue el 27 de diciembre de 1870. El general Prim, héroe de La Gloriosa, hombre fuerte de una España que esperaba a Amadeo de Saboya, salió del Congreso mientras sobre Madrid caía una gran nevada. Cuando la berlina que lo trasladaba a su destino pasaba por la antigua calle del Turco unos pistoleros le asaltaron con la intención de acabar con su vida. No lo consiguieron en el momento, pero Prim murió tres días después de las heridas que le causó aquel atentado. Y de las circunstancias que rodearon al magnicidio y sus presuntos autores escribe el genial hispanista Ian Gibson en La berlina de Prim (Planeta). El autor deja en esta ocasión aparcado el ensayo para optar por la ficción con una novela que además le ha valido la última edición del Premio Fernando Lara y en la que da la voz protagonista a un periodista londinense, Patrick Boyd, hijo póstumo de una andaluza y de Robert Boyd, el irlandés que luchó en la malograda gesta por la libertad de Torrijos y los suyos y que acabó con su fusilamiento en la malagueña playa de San Andrés.

El joven Boyd llegará en 1873 a España para investigar la muerte de su amigo Prim y en su complicado periplo recorrerá Madrid, Málaga, Sevilla, Cádiz o el sur de Francia en una investigación cargada de interrogantes pero que siempre terminará apuntando al duque de Montpensier como presunto inductor de un magnicidio que para muchos historiadores cambió la historia de España. Boyd tendrá además la oportunidad de cruzar su camino con personajes históricos como Benito Pérez Galdós o el abuelo y el padre de Antonio Machado, que le serán de gran ayuda y le permitirán conocer a una moderna aristócrata con la que vivirá una historia de amor de triste final.

En La berlina de Prim, Gibson construye una novela que mezcla géneros, a ratos ensayo riguroso y apegado al detalle, a ratos novela histórica, otras veces relato detectivesco y también costumbrista, pues la España de la época se refleja con precisión. Una obra más que recomendable, que gustará a los adictos a la España del siglo XIX y descubrirá para el lector a unos personajes vitales para entender la historia todavía reciente de nuestro país.

Apasionado investigador

Ian Gibson ideó la historia que después fue La berlina de Prim tras una visita al Cementerio inglés de Málaga, lugar donde reposan los restos del valeroso Robert Boyd. Lo explicó esta semana a la prensa allí mismo y lo volvió a contar a los numerosos asistentes que quisieron estar presentes el 20 de septiembre en la presentación de la obra en el Centro Andaluz de las Letras (CAL). Apasionado de su trabajo, Gibson ha buceado en archivos y tomos para dar vida a una historia con la que trae a la actualidad unos tiempos que fueron convulsos para España y que desembocaron en la llegada de la primera república, de corta vida, tan sólo 11 meses, y tras la que los Borbones volvieron al trono de la mano de Alfonso XII. Incansable investigador de la vida y muerte de Federico García Lorca, Gibson, irlandés con nacionalidad española, prepara ahora una biografía sobre Luis Buñuel y sigue defendiendo cada vez que tiene oportunidad la necesidad de la reconciliación en este país para que se cierre ese episodio, el de la Guerra Civil, que provocó cicatrices que aún parecen no estar cerradas y que dejó en las cunetas más de cien mil muertos.

Por ello, es un defensor acérrimo de la exhumación de fosas, de la búsqueda de la verdad y de permitir a las familias de aquellas víctimas que entierren a sus muertos con dignidad. «Los perdedores también tienen derecho a su memoria y a la recuperación de los restos de los fusilados. Hay 130.000 asesinados en la Guerra Civil. Este país no encontrará la paz hasta que no resuelva el problema de las cunetas», aseguró el escritor, que valoró y agradeció al Ayuntamiento de Málaga y en especial al alcalde, Francisco de la Torre, el apoyo prestado a la exhumación de las fosas de San Rafael y al monumento que honrará la memoria de las víctimas.

LA BERLINA DE PRIM

FICHA
La berlina de Prim
IAN GIBSON
PLANETA
21 €

Principios de septiembre de 1873. La Primera República, con apenas nueve meses de vida, agoniza. El periodista Patrick Boyd llega a España con una misión: aclarar el asesinato, tres años antes, de su amigo el general Prim, presidente del Gobierno y el hombre más poderoso del país. Patrick, hijo ilegítimo de una joven andaluza y del irlandés Robert Boyd, fusilado en Málaga al lado de Torrijos y cincuenta compañeros, está decidido a descubrir quién o quiénes maquinaron el magnicidio que cambió el destino de España. Su trepidante búsqueda detectivesca, con epicentro en Madrid, lo lleva desde Sevilla a Francia, y termina otra vez por tierras andaluzas, en vísperas del golpe militar que acabará durante más de medio siglo con el sueño republicano.

No hay comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: