The Monuments Men: Los defensores del arte

5 septiembre, 2012

Panel central del retablo de Gante, robado por los nazis y encontrados en las minas de Altaussee.

Panel central del retablo de Gante, robado por los nazis y encontrados en las minas de Altaussee.

MIGUEL FERRARY

Millones de muertos y heridos, pueblos enteros desplazados, un plan de eliminación sistemática de determinadas razas, barbarie, brutalidad y muerte marcan la Segunda Guerra Mundial, la última gran confrontación vivida por la humanidad. Sin embargo, la gran Historia se escribe con la unión de muchas pequeñas historias, algunas con una trascendencia mayor de lo que aparentemente se piensa. El libro The Monuments Men, publicado por la editorial Destino, muestra una de esas pequeñas historias, protagonizada por un puñado de personas que permitió salvar gran parte del patrimonio artístico y monumental de Europa.

El norteamericano Robert M. Edsel ha rescatado la labor de un grupo de directores de museo, conservadores, historiadores, estudiosos y arquitectos que se integraron en los ejércitos aliados en Europa. Sin apenas material, con una estructura mínima y luchando contra la incomprensión del resto del ejército, estos hombres y mujeres fueron capaces de buscar, localizar y proteger numerosos edificios históricos durante el avance de la maquinaria destructiva de la guerra por Europa. Pero aún más importante, los numerosos depósitos con obras de arte expoliadas a museos y colecciones particulares de todos los países ocupados por los nazis.

El libro repasa la historia de estos Monuments Men desde su concepción como unidad hasta su labor en el frente, sus investigaciones en retaguardia y de osadas intervenciones para poner al descubierto el planificado saqueo realizado por los jerarcas nazis de la riqueza cultural europea, fruto de una avaricia desmedida y de los planes irreales de Hitler de crear un gran museo en Linz con las principales piezas de la historia del arte.

El libro recupera esta historia, aunque con una estructura un poco inconexa, que deja al lector cierta sensación de caos argumental y de saltos que no ofrecen una visión homogénea de esta unidad. Sin embargo, hay que tener en cuenta que estamos ante el primer gran intento de sistematizar y explicar el trabajo de esta unidad, cuya labor quedó oscurecida durante años por las grandes operaciones militares y el horror encontrado en los campos de concentración. No obstante, su trabajo fue fundamental para la recuperación posterior de Europa, localizando gigantescos depósitos de arte escondidos por toda Alemania.

Su trabajo, desde el Desembarco de Normandía hasta comienzos de 1945, estuvo lleno de dificultades y sin apenas apoyo de la estructura militar, lo que planteó numerosos problemas para recopilar información y seguir una línea clara de la acción, en demasiadas ocasiones, solitaria y anónima de estos «hombres de los monumentos». Pero eso no resta fascinación por su trabajo y sus logros, que ahora empiezan a ser valorados. El libro recorre distintos episodios que, poco a poco, componen una parte importante del gran mosaico de la Historia.

FICHA
The Monuments Men
ROBERT M. EDSEL
DESTINO
20,90 €

La Segunda Guerra Mundial no sólo se cobró vidas humanas: el patrimonio artístico europeo fue también víctima de la barbarie nazi, que ejerció de forma sistemática el pillaje y el saqueo de obras de arte de todo tipo. Cuando la guerra encaraba su fase final los Aliados crearon la sección de Monumentos, en la que hasta 1951 trabajaron algo más de trescientas personas, en su mayoría directores de museos, conservadores e historiadores.

No hay comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: