Talento albanés para la cena

13 febrero, 2012
ilustración de Pablo García sobre Ismail Kadaré.

ilustración de Pablo García sobre Ismail Kadaré.

JAVIER GARCÍA RECIO

En 1952, a pocos meses de su muerte, Stalin puso en marcha una de sus últimas purgas asesinas que se vino a llamar «el complot de las batas blancas». Un grupo de médicos, casi todos judíos, estaría conspirando para asesinar por envenenamiento a importantes dirigentes soviéticos. Estamos aún en plena orgía de los pogromos, en plena locura de las purgas estalinistas. Durante varios meses se suceden las detenciones, torturas y aniquilamiento profesional de varias decenas de médicos, la mayoría de la Unión Soviética, pero también de algunos de sus países satélites, incluyendo al médico personal de Stalin. Mientras, varios centenares de judíos soviéticos son expulsados de sus puestos de trabajo en la industria y la administración. Poco después de la muerte de Stalin, los propios dirigentes soviéticos dieron fin a la persecución tras el fracaso a la hora de encontrar pruebas y culpables a pesar de los métodos de torturas propios de la NKVD (KGB).

Poco después de suceder a Stalin, Nikita Jruschov reconoció que «el complot de las batas blancas» fue una falsedad inventada por Stalin para exterminar a prominentes judíos dentro de la URSS, pero con su muerte «no tuvo tiempo para darle término».

Este denominado complot de las batas blancas es el reclamo, que a modo de señuelo en la sombra mueve los hilos del entramado sobre el que trenza su última novela el albanés Ismail Kadaré. La cena equivocada, recién publicada en España, tiene un rasgo singular respecto a la larga nómina de novelas que tienen como escenario la Albania surgida tras la Segunda Guerra Mundial. Por primera vez Kadaré, que siempre ha utilizado la ironía y otras figuras para criticar el estalinismo imperante en la URSS y en su propio país, retrata sin máscaras la locura irracional y criminal de esta represión política.

Si en muchas de sus anteriores historias Kadaré, por las circunstancias del régimen político que lo vigilaba, ha logrado hacer de la metáfora y del simbolismo las claves literarias para sortear el universo estalinista, lo que ha engrandecido su literatura, en esta ocasión, con el estalinismo y sus demonios bien muertos y enterrados, se explaya en la descripción del terror, físico, psicológico y omnímodo, con el que destruía a sus víctimas e incluso a sus verdugos.

Kadaré no abandona Albania y describe como hasta allí llegaron los secuaces de Stalin para destrozar la vida y la reputación de dos profesionales de la medicina, especialmente uno de ellos al que Kadaré se encargó anteriormente de vestir de héroe frente a la ocupación alemana. Una cena entre el reputado médico y el jefe invasor, viejo amigo de juventud del galeno, está en el centro de la acción que describe Kadaré y será el detonante para que diez años después se desate la furia estalinista.

Pese a ser una historia de tintes políticos, en La cena equivocada Kadaré mantiene y renueva esa narrativa albanesa muy rica en tradiciones orales, en cuentos populares, en tradiciones propias de pueblos muy hechos a si mismos y le imprime el sello de su talento.

Kadaré ha debido esperar el esfuerzo de un largo camino literario hasta ver el reconocimiento en España de su enorme calidad narrativa Desde los tiempos en que era ignorado en la España franquista por venir de un país sometido también entonces a una brutal dictadura hubo que esperar a que el tiempo hiciera su trabajo y una vez que el viento de la historia y la fuerza de los hombres barrieron las tiranías española y albanesa quedó lo sustancial. Y allí estaba Kadaré y su enorme obra literaria que poco a poco ha ido depurándose de los prejuicios antiliterarios y adquiriendo el reconocimiento que merece y que tuvo fiel reflejo en la concesión hace dos años del premio Príncipe de Asturias de las Letras, lo que está permitiendo que Kadaré se convierta en un autor «popular» en España.

Es La cena equivocada, una novela de ascendencia histórica donde Kadaré ha vertido lo más prodigioso de su prosa colorista y rica que hace que sus historia vaya más allá de la realidad, la prestigia y la ennoblece, algo que está a la altura de pocos narradores.

FICHA

La cena equivocada
ISMAIL KADARÉ
ALIANZA EDITORIAL
16,50 €Septiembre de 1943, una columna blindada alemana cruza la localidad albanesa de Gjirokaster. Una partida de guerrilleros abre fuego contra la avanzadilla, como réplica los alemanes toman rehenes. El doctor Gurameto consigue su liberación, pero diez años después, los comunistas controlan el poder y la paranoia estalinista llega a Gjirokaster. La liberación de los rehenes lograda por Gurameto se convierte en objeto de sospecha.

No hay comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: