Las aventuras de Godofredo: La felicidad estaba entre las páginas
ILUSTRADOS / 8 febrero, 2016

MIGUEL FERRARY Tratar al público infantil como un consumidor que se contenta con cualquier cosa es un error. Las editoriales especializadas lo saben de sobra y la literatura infantil ha evolucionado de forma asombrosa en la última década. La valenciana Versos y trazos es un ejemplo de este cambio, ofreciendo un catálogo original, desenfadado y que trata al niño con respeto. Es un lector, no un consumidor. Las divertidas aventuras del caballero Godofredo (Versos y Trazos) es una de sus apuestas editoriales y todo un descubrimiento visual para el lector. La ilustración está explorando nuevos caminos y el trabajo de Carmen Gil y Jacobo Muñiz nos muestra una obra para un público mayor de seis años, pero que no tiene límite de edad por arriba. La arriesgada apuesta de utilizar el collage de telas para componer las imágenes funciona. Por momentos recuerda a los tapices medievales como el Tapiz de Bayeux, aunque mantiene el toque infantil y juguetón tan necesario en los libros para los más pequeños. Las exageraciones, el tono humorístico en la representación de algunos personajes y el juego de estampados sirven de trampolín para la imaginación del pequeño lector. La historia gana así una impresión visual que,…