Pedro Muñoz Seca: La venganza
Teatro / 2 octubre, 2018

ALFONSO LÓPEZ ALFONSO La editorial Renacimiento recupera La venganza de don Mendo, de Pedro Muñoz Seca, el inventor del astracán que puso en solfa la literatura De Pedro Muñoz Seca (El Puerto de Santa María, Cádiz, 1879 – Paracuellos del Jarama, 1936), valioso autor teatral con enorme éxito en el primer tercio del siglo XX y una facilidad pasmosa para la versificación, resaltan las desgraciadas circunstancias de su muerte –fusilado por el bando republicano durante la Guerra Civil– tanto, al menos, como la inmensa y necesariamente desigual obra teatral legada –unas trescientas obras firmó solo o en colaboración– . Fue el inventor del astracán -cuya obra cumbre es precisamente La venganza de don Mendo-, todo un subgénero teatral que sirvió para superar el estancamiento del sainete y se caracteriza por provocar la risa utilizando el disparate. Rafael Cansinos Assens lo pinta en la inagotable La novela de un literato «con facha de señorón andaluz, alto, arrogante, bigotes kaiserianos y botitos de financiero». Y, sin embargo, informa también Cansinos, a pesar de su porte distinguido tuvo una especial relación con los bohemios, pues fue Muñoz Seca quien le sugirió a Alfonso Vidal y Planas la idea de la obra Santa Isabel…

Joaquín Dicenta: Crónicas de la mina y el mar
CRÓNICA / 20 enero, 2018

ALFONSO LÓPEZ ALFONSO Espumas y plomo (Editorial Renacimiento) es una muestra de cómo la prosa de Joaquín Dicenta resiste el paso del tiempo por su calidad literaria joaquín Dicenta (Calatayud, 1862 –Alicante, 1917) fue en parte víctima del éxito de su obra teatral Juan José (1895). Aquel éxito, que llevó la taberna, los obreros y la cárcel a los escenarios habituados a los grandes salones lujosos, tapó buena parte de lo que hizo su autor antes y después. Y puede que Juan José también fuera el inicio del fin de quien, como insinúa su amigo José Francos Rodríguez en Contar vejeces, abrevió su vida dándose a la botella en demasía. En 1902, Dicenta realizó un viaje que le llevó a las minas de plomo de Linares (Jaén). Meses después embarcaría en Barcelona con rumbo a Canarias tras una de sus amantes. Sobre ambos periplos escribió crónicas que fue publicando en El Liberal, dirigido por Miguel Moya, a quien dedicó en 1903 el volumen que las recogía, hermosamente titulado Espumas y plomo. A estas 16 crónicas el profesor José Ramón Trujillo añade el apéndice Otras crónicas sociales, en el que se amplía el tema minero con el carbón -El fondo de…

El hundimiento de la República
COINCIDENCIAS / 2 abril, 2016

ENRIQUE BENÍTEZ A finales del mes de enero de 1939 Antonio Machado y Antoni Rovira i Virgili abandonan España por la frontera francesa huyendo de la derrota y de la muerte. Desde mediados de 1937 se instala en la República española una cierta sensación de derrota. La batalla del Ebro es el acto final. A principios de 1939 cae Barcelona y se sabe todo perdido. En aquellos días aciagos dos intelectuales emprenden el camino del exilio: la suerte de Lorca y de tantos otros no dejaba espacio al optimismo, ni a la piedad. Machado permaneció en Madrid a pesar del asedio, y sólo aceptó trasladarse a Valencia cuando León Felipe y Rafael Alberti insistieron hasta convencerle. Y de nuevo esperó hasta 1938 –cuando ya estaba a punto de partirse la República por Vinaroz– para seguir las instrucciones del gobierno y trasladarse a Barcelona. Allí escribe sin parar, atiende todas las peticiones de colaboración y cambia de parecer sobre Cataluña y su aportación a la causa republicana: si en 1932 había escrito que «los catalanes no nos han ayudado a traer la República, pero ellos serán los que se la lleven», enfadado por las tensiones y pretensiones independentistas, su estancia en…

Entre ambos mundos
COINCIDENCIAS / 29 febrero, 2016

ENRIQUE BENÍTEZ Dos grandes escritores cubanos y renovadores de las letras del país caribeño como Alejo Carpentier y Lino Novás ejercieron hace 75 años de enviados especiales a España y Europa para revistas cubanas. Ahora podemos disfrutar de sus artículos La vocación europea de Cuba la simboliza el Hotel Ambos Mundos, popularizado por Hemingway. Cuba había sido española hasta 1898 y su relación con España no se había interrumpido a pesar del relevo estadounidense en la influencia política sobre la isla. En los años treinta y cuarenta del siglo XX dos de sus más destacados hombres de letras, el autodidacta Lino Novás, nacido en Galicia pero emigrado con 7 años, y el gran Alejo Carpentier, no sólo contribuyeron a una decisiva renovación de la literatura cubana sino que coincidirían en la España estremecida de la época. Se editan ahora los artículos enviados por Novás al semanario gráfico Orbe (desde Madrid, entre 1931 y 1933), así como los reportajes de Carpentier escritos en Cuba para la revista Carteles sobre El ocaso de Europa, ya en 1941. La figura de Lino Novás Calvo es impresionante. Nacido en Galicia en 1903, emigrante siendo niño, de formación autodidacta y vitalidad periodística y personal asombrosa,…

Siempre Constantinopla
COINCIDENCIAS / 2 noviembre, 2015

ENRIQUE BENÍTEZ Los libros que Edmondo De Amicis y Julio Camba escribieron en la gran ciudad turca presentan singulares y sorprendentes coincidencias «Asia a un lado / al otro Europa / y allá a su frente, Estambul». Los conocidos versos de Espronceda fueron vividos en carne propia por numerosos viajeros del siglo XIX y principios del siglo XX, sobre todo franceses, que acudieron a la llamada del Oriente en ese momento histórico de redescubrimiento de nuevas culturas que también, por ejemplo, traería hasta Andalucía a diversos escritores románticos. Teófilo Gautier, Pierre Loti, Edmond About o Marcelle Tynaire son algunos de los exponentes de esta pasión por la puerta de Oriente, la gran ciudad que aún hoy es la más poblada de Europa. Pero Constantinopla también se convirtió en foco de atención internacional en los primeros años del siglo XX, de la mano de la revolución de los Jóvenes Turcos y su papel decisivo en la suerte de los Balcanes, ya entonces un avispero que amenazaba el delicado equilibrio europeo. Hay que saludar con entusiasmo la edición que ha hecho Renacimiento de los artículos que nuestro inagotable Julio Camba escribió desde la gran urbe euroasiática desde diciembre de 1908 hasta marzo…

Las sombras zurcidas
MARCAPÁGINAS / 29 junio, 2015

GUILLERMO BUSUTIL La poesía es una forma de existencia o un trabajo forzado que sólo aspira al silencio. Lo piensa Javier Salvago. Lleva media vida y algo más de vuelta y media ejerciendo de flaneur de sí mismo, en búsqueda y a la deriva, antihéroe con memoria y purgatorio, variaciones y reincidencias, correcciones y nuevas interpretaciones de los sueños, retratos de Dorian Gray y epílogos de Ulises en sus libros de versos. Muchos de los cuales son cuadernos de bitácora sobre las rutas, los naufragios, las islas y los mares dentro de su cabeza del viaje de este poeta sevillano descreído y de verdades sobrias, con cicatrices en la mirada, en los vacíos y en el lenguaje con el que uno talla la pasión de sus aventuras, las arrugas de su pasado, la vida que pasa y a la que de repente un día ya no se la silba. También son los capítulos en los que ha ido narrando los días malos, los buenos días, su  experiencia épica sobre el yo poético que inventa como personaje para preguntarse lo que su respuesta duele o abre en seco, sin que se derrame sangre en la piel del poema. En La vida nos…

Lorca y Camba en Nueva York
COINCIDENCIAS / 8 junio, 2015

ENRIQUE BENÍTEZ Federico García Lorca y Julio Camba coincidieron en la Gran Manzana durante varios meses. Camba permanece hasta mediados de 1931, cuando se proclama la República en España y regresa. Lorca abandona la ciudad sin sueño en marzo de 1930. Una coincidencia que permite fabular sobre un posible encuentro, pero que sobre todo dio lugar a dos grandes libros, cada uno en su género. Mayo de 1929. Julio Camba, el periodista mejor pagado de la España de aquella época, llega a Nueva York. No es su primera visita. Ya estuvo en 1918, y escribió un conjunto de crónicas agrupadas y editadas bajo el título Un año en el otro mundo. Camba, que moriría en su residencia del Hotel Palace de Madrid en 1962, es sin duda el gran maestro del periodismo contemporáneo. Al parecer, un editor le encargó en cierta ocasión un texto de un día para otro. Camba entregó cuatro o cinco folios. «Discúlpeme, pero con tan poco tiempo no he podido ser breve», se excusó. Sus artículos son incisivas obras de arte, pequeños relatos que exploran los lados más ocultos de lo evidente, con precisión deslumbrante. Lorca llega a Nueva York el 25 de junio de 1929….