Un pirata sin bandera
MARCAPÁGINAS / 8 julio, 2018

GUILLERMO BUSUTIL Un plato con sal y unas tijeras abiertas sobre la barriga. No sé si a la Transición española la amortajaron así. Tampoco si fueron esas las peculiares monedas de Caronte para cruzar al otro lado la infancia de los sesenta, de quienes entonces fueron piratas de Salgari y sobreviven hoy como cincuentañeros en los procelosos mares de la literatura. En todo caso tendríamos que preguntárselo, cerveza y libro en mano, a Rafael Reig. El novelista nacional que nunca ha creído en las señales de humo del panorama socio político cultural y continúa siendo un caníbal de sonrisa tímida y bonachona, arisca y solitaria, y al que sólo le importa regalarnos libros que él mismo vendería en el establecimiento de historias que regenta en la periferia madrileña. Y había que interrogarle a él sobre esa imagen conjuro el difunto porque esa es la estampa de Paco Ponzano, huérfano presente de cuerpo en el inicio de la última novela en la que Rafael Reig tira de daguerrotipo de la memoria y de aquella patria nacional católica donde las monjas y los curas instruían la educación de los infantes. Tanto de los que soñaban con ser registradores de la propiedad, funcionarios…

Por las barbas del Mío Cid
ENSAYO / 17 julio, 2016

ALFONSO VÁZQUEZ Con Señales de humo Rafael Reig publica una precuela de su exitoso Manual de literatura para caníbales en el que destripa con causticidad la Edad Media, el Renacimiento y el Barroco Rafael Reig (Cangas de Onís, 1963) ha vuelto con su famoso Manual de literatura para caníbales, el repaso políticamente incorrecto, alocado e irreverente de la historia de la literatura española. Y regresa con Señales de humo, subtitulado Manual de literatura para caníbales I, una precuela que en este caso supone una incursión en el bosque impenetrable y brumoso de las jarchas, los juglares, el barbadísimo Mío Cid, el arcipreste de Hita, La Celestina y las pullas nada brumosas entre los escritores del Siglo de Oro. Se trata por tanto de una primera parte desde el punto de vista cronológico, editada por Tusquets y que casi enlaza con la continuación de 2008, de la que se hizo cargo Debate y que analizaba los dos últimos siglos de literatura en España. Cambia la materia y cambia el punto de vista, que ya no es, aparentemente, el de la saga familiar de los Belinchones –que tiene la desdichada cualidad de apuntarse a los movimientos literarios cuando ya es demasiado tarde…

Adictivo ‘thriller’ literario a tres bandas
NOVELA / 8 mayo, 2014

ALFONSO VÁZQUEZ Tusquets publica Lo que no está escrito de Rafael Reig, un bien construido juego de espejos ambientado en Guadarrama. Algo especial tiene la Sierra de Guadarrama, capaz de crear novelas tan hipnóticas como La mujer muerta de Manuel Rico, recuperada hace poco por Rey Lear o la reciente Lo que no está escrito de Rafael Reig, publicada por Tusquets, que también está ambientada en los alrededores de esos tres picos que recuerdan a una mujer muerta con los brazos sobre el pecho, ya en la provincia de Segovia. Reig, premio Tusquets de Novela 2010 por su originalísima Todo está perdonado, que transcurría en un Madrid navegable y enrarecido, nos ofrece ahora un thriller a tres bandas con guiños metaliterarios, en una trama muy bien trenzada. Las tres bandas son, por un lado, las vidas separadas de un matrimonio divorciado y por otro, la novela escrita por el exmarido y que la exmujer lee con gran inquietud, al encontrar ecos de su pasada vida sentimental. Por en medio, el hijo de ambos, mero instrumento de presión que emplea la expareja para hacerse daño, que va a pasar un fin de semana a la Sierra de Guadarrama con su padre….