Las máscaras del poder
MARCAPÁGINAS , NOVELA / 8 septiembre, 2012

GUILLERMO BUSUTIL EN LAS PRIMERAS PÁGINAS DEL LIBRO se nos advierte de que la novela que tenemos entre las manos no será de intriga, ni que se trata de ir desenredando una trama negra en busca de criminales o misterios. Tampoco se trata de un relato que busca sacarle los colores a las política y sus senderos de corrupción. El autor, Santiago Gamboa, pretende que Plegarias nocturnas sea una historia de amor. Pero el amor es muy amplio y en su nombre pueden hacerse tantas cosas… Y tantas cosas se exigen y se justifican en su nombre que uno ha de esforzarse en desbrozar intenciones, reflexiones, ficción y realidades. La historia está protagonizada por dos hermanos, Manuel y Juana, que aman de forma muy diferente. El relato comienza en una cárcel de Bangkok, cuando un diplomático colombiano –Santiago Gamboa ha tenido cargos diplomáticos– tiene que ocuparse del caso de un joven compatriota que ha sido encarcelado bajo la acusación de tráfico de drogas. Aquí comienza la parte más jugosa de la novela, la más interesante, la que va desgranando, en primera persona, la historia de Miguel y cómo ha llegado hasta allí. SOMOS LA GENTE QUIENES VAMOS haciendo los países…

Verduras y champaña según Capote
ENSAYO / 5 septiembre, 2012

LUIS M. ALONSO Aunque le llevó nueve años moldearlo y sacarlo a la luz, casi el mismo tiempo que sus grandes piezas, Vida de un escritor no es el mejor libro de Gay Talese. De hecho, es la historia del fracaso en el que se reconoce uno de los eminentes reporteros de todos los tiempos. Sin embargo, leyendo a Talese se pueden aprender muchas cosas: entre ellas que la mejor manera de profundizar en los hechos es persiguiendo los detalles. Vida de un escritor está inspirado en esos cabos sueltos que el autor de no ficción intenta anudar y no siempre consigue. Prueba de esa frustración es la historia que dedica a un inmueble vecino, donde uno tras otra llegan a cerrar sucesivamente nueve casas de comida. Indagar en las causas de ese fracaso repetido lleva a Talese a sumergirse en el proceloso mundo de los restaurantes neoyorquinos para finalmente preguntarse por qué diablos se ha metido en un asunto de tan dudoso interés. Nada menos cierto; el magnate británico de la prensa, Lord Northcliffe, del que se pueden decir muchas cosas desagradables pero no que no supiese lo que interesaba verdaderamente a las lectores, escribió que los asuntos que…