Crónicas humanas
ENSAYO , MARCAPÁGINAS / 21 septiembre, 2012

GUILLERMO BUSUTIL LA VIDA ESTÁ LLENA DE PERSONAS que arrastran una historia. Hombres y mujeres cuya existencia cotidiana encierra un secreto que un día se convierte en una noticia de portada, a dos columnas o en un breve escondido en uno de sus ángulos muertos del periódico. A veces, esa historia tiene forma de un reportaje que busca reconstruir el qué, el cómo y el por qué, y en ocasiones –cuando la coge un periodista de raza y al que le gusta contar historias y tiene talento para hacerlo– la historia se transforma en un cuento literario apegado a la realidad aunque tenga sus raíces en la mirada y las técnicas del periodismo. Son muy conocidos los ejemplos que ilustran lo que se denomina literatura de periódicos o periodismo literario. Basta con recordar a Truman Capote, a Mailer, a Gay Talese o a Tom Wolfe, maestros pioneros de este género peculiar al que se afilia Leila Guerriero, editora de la revista Gatopardo de México, redactora de la revista dominical argentina de La Nación y colaborada de otras cabeceras y magazines, autora de la novela Los suicidas del fin del mundo y de las estupendas crónicas que acaba de publicar en…

La superación con nombre de mujer
NOVELA / 14 agosto, 2012

RAQUEL ESPEJO Y Maha llegó a la novela. Todo un descubrimiento. Maha Akhtar, periodista y escritora con un currículum amplio e interesante, quizá encasillada en Málaga por ser la nieta de nuestra maharaní de Kapurtala, Anita Delgado, demuestra con su propia biografía cómo la fuerza que irradian las mujeres es determinante para modificar la historia de lo individual a lo general. Como en su primera novela, Miel y almendras. Cuatro protagonistas, cuatro mujeres, diferentes clases sociales y una amistad que se va trenzado de forma suave pero consistente son el esqueleto del libro. De fondo, cual escenario en blanco y negro, Beirut, quien se convierte en un personaje más y de quién apreciaremos cómo puede llegar a cambiar de color, desde los tonos terroríficos de una guerra continuada a los campos y el vergel que describe una de sus protagonistas. Todas ellas coinciden en un punto de sus vidas en un lugar físico, además de la ciudad: un salón de belleza. Salón que se convierte en confesionario de sus cuitas, tumba de sus secretos, belleza interna en forma de amistad que traspasa fronteras, culturas, clases sociales y religiones. Ahí es nada, y todo esto en un país que tenemos etiquetado…

La herencia de Merlín
ENSAYO , NOVELA , RELATOS / 27 febrero, 2012

LUCAS MARTÍN A Álvaro Cunqueiro (Mondoñedo, Lugo, 1911) no le gustaba que se le conociera con el apelativo de gastrónomo. Es más, cada vez que leía en la prensa que alguien le etiquetaba como crítico de cocina, él, que sabía más que nadie de platos y de tradiciones, se huracanaba hasta rivalizar con las corrientes que enfurecen al Atlántico en la frontera de su Galicia natal. No es de extrañar. El sobrenombre habría merecido un episodio de cólera pública, de corte casi babilónico, con grandes zancadas y bastonazos en el templo de las letras, o, mejor dicho, en su política, en su institución. Decir que Cunqueiro era simplemente un gastrónomo es como emparentar a Borges con el estudio de los tigres y poner la cara de Tzara junto a la entrada enciclopédica de alborotador. Con el agravante, además, de la época, de las condescendencias y la letra pequeña de la rivalidad. Cunqueiro, fallecido en 1981, no era un hombre de pasiones bajas. A cien años de su nacimiento, cuesta imaginarle entregado a las batallas biliares de la literatura, lo que no quita que le doliera no recibir la atención que merecía. En España, ganó premios como el Nadal o el…

Miaja, por Chaves Nogales
ENSAYO / 22 febrero, 2012

LUIS M. ALONSO Manuel Chaves Nogales, que se ha quedado en Madrid para contar después las cosas como si las estuviera contando en el mismo momento en que suceden, escribe que la noche ha venido cargada de tristes presagios para el general José Miaja y Menant. El Gobierno de Largo Caballero ha emprendido la huida a Valencia y el presidente del Consejo de Ministros y titular de la Guerra de la II República se ha despedido de un periodista, ya con un pie en el estribo del automóvil, respondiendo ante su pregunta que no hay novedad. ¡Qué va a haber!: ninguna salvo que la capital se encuentra desde hace ya horas bajo una tormenta de fuego de la artillería rebelde. Miaja y el general Pozas, viejo y sordo, el otro militar de alta graduación que se encuentra en el palacio de Buenavista, han recibido dos sobres con órdenes para abrirlos doce horas más tarde y resulta que, entre las prisas y la zozobra por la huida, los destinatarios vienen confundidos. El que va dirigido a Miaja incluye las órdenes para Pozas, jefe del Ejército del Centro, de que retire las líneas republicanas a Tarancón, a ochenta kilómetros de Madrid, para…