Orhan Pamuk: El pecado y la redención
MARCAPÁGINAS / 20 mayo, 2018

GUILLERMO BUSUTIL Un pozo es un ojo insomne en cuya oscuridad se refleja el secreto de narciso: la moral de su rostro, el pasado en el que moran los fantasmas de lo que somos y nos reta. Un pozo es la boca de la muerte que nos susurra acerca de las raíces y entrañas de lo desconocido, del renacimiento o la disolución en la profundidad de lo negro. Y también el pozo es el destino que nos exige, abduce o sorprende con aquello que esconde entre lo atávico del hombre y su desenlace trágico. Nos lo enseña Pamuk en un hermoso libro que tiene algo del aleph de Borges, y en el fondo de su historia todo el susurro de los mitos clásicos, de Shakespeare, de la tradición oral de los cuentos. La mujer del pelo rojo es todo esto, y además de una estupenda traducción de Pablo Moreno, un buen retrato de Estambul desde la perspectiva cultural, económica, religiosa y política. Una novela indagatoriamente humana y honesta que desciende al vértigo abisal de la paternidad, de la orfandad, del sexo, del sentido de la vida entre el deseo y la fatalidad. Y lo cuenta Pamuk a través de un…

Orhan Pamuk: Sobre trauma y olvido
NOVELA / 28 abril, 2018

JAVIER GARCÍA RECIO La mujer del pelo rojo es la novena novela del turco Orhan Pamuk, premio Nobel 2006. Con un pozo como gran metáfora y jugando con valentía con las leyendas de Edipo y la mas oriental de Rostam y Sohrab construye un gran cuento paterno filial recorrido hasta el final por el misterio de una hermosa mujer pelirroja.   Creo que fue el griego Heráclito quien dijo que la verdad está en el fondo de un pozo. El pozo del que el nobel Orhan Pamuk se sirve como metáfora moralista en su última novela La mujer del pelo rojo tiñe esa verdad de culpa y vergüenza que acechan en la oscuridad, amenazando siempre con salir a la luz. En sus novelas más recientes, Orhan Pamuk adoptó una simplicidad distinta de las primeras obras más complejas. En Una sensación extraña adopta un tono casi dickensiano para narrar la vida de un pobre vendedor callejero de Estambul en medio de cambios desgarradores en la ciudad; también en la bella El museo de la inocencia. Sin embargo, a diferencia de estas dos últimas novelas de Pamuk, La mujer del pelo rojo tiene una sensación lapidaria, de fábula, además de un recurrente tono…

Vivir Estambul pateando sus calles y plazas
NOVELA / 23 noviembre, 2015

JAVIER GARCÍA RECIO En el último trabajo de Orhan Pamuk, Una sensación extraña, Estambul vuelve a ser su refugio, su gran exilio interior, el corazón que hace latir una gran historia, la de Mevlut, el vendedor de boza, que ve la transformación de la vieja ciudad en una gran metrópolis donde siguen pugnando la tradición de oriente y la modernidad occidental El escritor es su territorio; el escenario físico y mental que compone su mundo literario, el que merece ser contado, el que se impone como real sobre la realidad oficial. Para Orhan Pamuk ese territorio es Estambul, «la capital del mundo». La ciudad está presente desde el primer título de Pamuk, Cevdet Bey e hijos, de 1982, y desde entonces seguirá siendo el territorio, el mundo mágico y el real, el corazón de cada libro que nos ha hecho llegar el escritor. En su último trabajo, Una sensación extraña, Estambul vuelve a ser su refugio, el lugar al que vuelve para identificar esos sentimientos de felicidad y optimismo que van recorriendo la novela. La atmósfera que preside la novela es, efectivamente, la felicidad que Pamuk concibe como un conjunto de logros y satisfacciones que reconcilian a la persona con…