Cuando el dios es mudo
NOVELA / 14 febrero, 2016

El antiguo profesor de Literatura Gonzalo Hidalgo Bayal publica en Tusquets Nemo, una fábula existencial y kafkiana en la línea de Paradoja del interventor, una de sus mejores novelas. En Nemo un enigmático personaje sin nombre acude a vivir a un pueblo remoto con el propósito de no pronunciar nunca más una palabra ALFONSO VÁZQUEZ Uno de los personajes de la última novela de Gonzalo Hidalgo Bayal (Higuera de Albalat, Cáceres, 1950) recuerda que fue el astuto Ulises quien primero dijo llamarse Nemo (nadie en latín) para escapar de las garras del cíclope Polifemo. Nemo, el título de la nueva obra de este antiguo profesor de Literatura de Plasencia, recupera las esencias de uno de los libros más conseguidos e impactantes del autor, Paradoja del interventor, con el que se dio a conocer al gran público en 2006 en la editorial Tusquets, donde sigue publicando su obra. La última creación de Gonzalo Hidalgo Bayal es, a juicio del firmante, una de las mejores de este narrador de voz casi siempre subyugante, un maestro de la introspección y la sobriedad poética con un sello muy particular, de ahí que podamos encontrar con facilidad su huella con sólo leer unas cuantas páginas…