Una oportunidad malograda
ENSAYO / 8 septiembre, 2012

HORACIO EICHELBAUM Las naciones oscuras, una historia del Tercer Mundo, del hindú Vijay Prashad, re-elabora la visión del Siglo XX pero en parte malogra su esfuerzo por adoptar un enfoque excesivamente ideologizado. Resulta curioso hablar de una obra de la que se podría hacer un elogio desmesurado y también una diatriba implacable. Tal vez no fuera un mal método para enfrentarse con cualquier obra. Pero en el caso de Las naciones oscuras, de Vijay Prashad, esos criterios, opuestos pero complementarios, son inevitables. Se puede ver a Prashad, (nacido en la India y profesor en el Trinity College, de Connecticut, Estados Unidos), como el descubridor de una nueva manera de afrontar la historia del mundo en el Siglo XX. El Tercer Mundo es reivindicado, con razón, como un proyecto y no un mero compartimiento en un planeta que entonces –final de la II Guerra– estaba escindido en dos, Occidente y la Unión Soviética. Dos polos que aparentemente pugnaban por imponer ideas enfrentadas, pero que en realidad eran dos imperios disputando la hegemonía global. Al no marcar esa diferencia esencial Prashad cae en la trampa de creerse la fachada de ideologías en pugna. Tras una muy piadosa crítica de los soviéticos, hay…

Un detective privado sibarita
NOVELA / 7 septiembre, 2012

JESÚS LENS ¡Canarias también existe! Desde un punto de vista negro y criminal, quiero decir. Las novelas de autores como Antonio Lozano, Alexis Ravelo o José Luis Correa nos demuestran que en las Islas Afortunadas hay una tensión narrativa policíaca muy potente. Desde su atalaya en la privilegiada villa de Agüimes, Antonio Lozano baja a Las Palmas de Gran Canaria para mostrarnos, en La sombra del minotauro, la vida de uno de sus personajes paradigmáticos: José Luis García Gago, detective privado al que ya conocimos en Preludio para una muerte, la primera de sus aventuras. Antonio Lozano es uno de los mejores exponentes de una corriente mediterránea del género negro y criminal: personajes muy callejeros, que beben más vino que whiskey, que disfrutan de una abundante comida y no se contentan con una hamburguesa asquerosa o una pizza recalentada. Personajes que tienen buenos amigos y están muy enraizados en la comunidad. Como José Luis García Gago, por ejemplo. Un detective privado que cuenta con el apoyo de varios socios improvisados, más amigos que colaboradores. O, posiblemente, buenos colaboradores al ser grandes amigos. Como ese taxista que siempre aparece exactamente cuándo y dónde se le necesita. O el dueño del Valbanera,…

Brisas norteñas
NOVELA / 5 septiembre, 2012

ALFONSO VÁZQUEZ Cojan una novela de Bryce Echenique, preferentemente Un mundo para Julius, añádanle saltos en el tiempo, monólogos veloces de enorme causticidad, pinceladas de socarronería así como de poesía, sin olvidar unas gotas de humor inglés. El resultado bien puede ser El héroe de las mansardas de Mansard, el salto a la fama del escritor Álvaro Pombo (Santander, 1939), que con esta novela publicada en 1983 obtuvo por unanimidad el I Premio Herralde de Novela, concedido por un jurado compuesto por Salvador Clotas, Juan Cueto, Luis Goytisolo, Esther Tusquets y Jorge Herralde. Con esta tarjeta de presentación, no resulta extraño que Anagrama haya seleccionado esta novela para su colección de tapa roja Otra vuelta de tuerca, el regreso al ruedo literario de sus obras más brillantes para conmemorar 40 años de trabajo editorial. Con Álvaro Pombo viajamos a la posguerra para introducirnos en el cogollo de la burguesía del norte de España, simbolizada en los propietarios de una mansión cuajada de mansardas (las ventanas sobre los tejados) con vistas a la plazuela de San Andrés, llena de plátanos y como telón de fondo, el mar. Un lugar idílico que le sirve al autor para destripar los caprichos, modos de…

La crueldad del destino
RELATOS / 14 agosto, 2012

MIGUEL FERRARY Los hechos cotidianos, los que marcan la vida rutinaria de las personas, esconden un lado oscuro que es la esencia del terror. Más allá de mortíferas vidas extraterrestres, enrevesadas mentes criminales o fantasmas procedentes de complicados conjuros, el terror reside en la propia persona. En las esquinas oscuras de una vida aparentemente apacible y donde se esconden las debilidades humanas, en constante choque con al civilización. Esto lo entendió Bram Stoker, que creó ese personaje fascinante y terrorífico que fue Drácula, condenado a una existencia sanguinaria por un amor frustrado que le llevó al odio. Stoker va más allá de los juegos gore de muchos autores actuales, que convierten sus obras en meros fuegos artificiales de sangre y vísceras. Un paisaje idílico que se transforma por la noche, pasiones que desatan el mal, ignorancia y miedos que generan violencia y muerte… Hay elementos sobrenaturales, por supuesto, pero se mezclan con aspectos aparentemente cotidianos de forma inquietante. Los relatos cortos de Bram Stoker son una buena muestra de estas características de su obra. Recopilados por su esposa, Florence Balcome, tras la muerte del autor, consiguió reunir en un mismo libros escritos que habían sido publicados de forma dispersa en…