Las ruinas de Roma
NOVELA / 20 febrero, 2016

TINO PERTIERRA Digamos que se llama Ulises. Ulises Roma, un tipo en ruinas  que encuentra casualmente una agenda de tapas negras que esconde consecuencias imprevisibles para su existencia sombría. Y que garantizan una lectura cargada de vaivenes, sorpresas y vértigo narrativo. Manuel Moyano afrontó la escritura de La agenda negra  (Pez de Plata) empujado por la necesidad de «tejer una trama, que es lo que básicamente impulsa a cualquiera que escribe». Además, «desde el punto de vista de la ‘tesis’ quería hablar de la inevitable diferencia entre ley y moral, entre lo que es legal y lo que es justo, puesto que no siempre coinciden. Todos tenemos la sensación de que el criminal no siempre paga; o, incluso, de que a menudo no paga». Volvió a enfrentarse a problemas que ya eran viejos conocidos: «Eché los dientes –literariamente hablando– en la narrativa corta, y para mí desarrollar una novela es siempre un desafío al que me enfrento con cierta inseguridad. Aunque las dos novelas que he publicado antes de ésta han sido reconocidas (premio Tristana a La coartada del diablo; finalista premio Herralde y premio Celsius a El imperio de Yegorov), esa sensación de combate, de reto, no me abandona»….