La humanidad del conocimiento
MARCAPÁGINAS / 11 noviembre, 2018

GUILLERMO BUSUTIL Nos hemos olvidado de nuestro ADN. Quiénes somos y qué culturas conforman nuestra identidad definen y explican nuestro ser y estar en el mundo. De nuestra actitud de combate y resistencia en un campo de batalla en el que todo lo humano está en crisis, sumido en la niebla de lenguajes y una filosofía borrosa, desarmado del Humanismo que determinaba la ética y la esperanza de nuestras acciones y comportamientos. La incertidumbre del futuro e incluso el desequilibrio del presente no son inmunes a la amenaza de dos ficciones cinematográficas: Blade Runner y El Planeta de los simios. Frente a su eco, acerado e incómodo, casi oráculo, cabe preguntarse si seremos mañana replicantes con un corazón tecnológico y una mente adiestrada en la carencia de emociones. O si volveremos a la caverna de una playa desierta de azules y de brisa donde aprender de nuevo el lenguaje entre las ruinas de los que fuimos y de los sueños cuya ambición y violencia germinaron un apocalipsis. Nada que ver con Flash Gordon. Tampoco con Robinson Crusoe. Más cerca el Fahrenheit 451 de Bradbury. Nadie piensa en la Historia que no deja de manipularse. Y pocos lo hacen en torno…