James Bond, de misión en África
NOVELA / 5 diciembre, 2013

JOSÉ VICENTE RODRÍGUEZ William Boyd asume el reto de revivir al agente 007, al que embarca en la misión de detener una guerra civil en el imaginario país de Zanzarim. Vuelve el Bond más genuino, pragmático y mucho más vulnerable que en el cine. Cualquier escritor, por bueno que sea, se lo tiene que pensar mucho antes de aceptar el reto de escribir una novela protagonizada por James Bond. La exigencia de satisfacer a la legión de seguidores de la saga –la literaria y la cinematográfica– y de estar a la altura del legado de Ian Fleming puede pesar como una losa y condenar al cadalso literario a cualquiera que ose mancillar los postulados de un personaje que forma ya parte del imaginario colectivo contemporáneo. Algunos autores han pagado este altísimo precio. William Boyd, el autor de Un buen hombre en África o Las aventuras de un hombre cualquiera, sale indemne de la tarea. Solo, ambientada en 1969 y siguiendo los patrones del 007 original de Fleming, es un relato eficaz aunque quizá poco arriesgado si de lo que se trataba era de dar un sesgo a la seria y labrar un nuevo futuro. El principal toque personal que Boyd…