El cristal de la felicidad
MARCAPÁGINAS / 3 agosto, 2015

La ganzúa de la curiosidad. Un número de teléfono. La moneda ciega del I Ching. Unas gafas para escuchar mejor. La franqueza. El secreto. Un miedo, todos los miedos. Hawking y Dios. Un hombre con una bata azul. La mujer que susurra un grito de ayuda. Un gato muerto. Cada imagen en su sitio. Cada pieza en su cuento. Una familia que no envejece; un amante que miente para seducir; una alumna que encuentra en sus estudios la ciencia que pone en crisis la fe; un profesor que necesita creer aquello que ataca en cada una de sus clases; una madre protectora. Cada personaje en su trama y en todos los cuentos donde la felicidad se escurre entre los dedos y se pierde en el aire, antes de que caiga al suelo y se rompa, o que salta en cristales en posición horizontal cuando el sexo. Un momento de felicidad puede devenir en algo horroroso. El eje de cada una de las historias de Una felicidad repulsiva con las que Guillermo Martínez reflexiona acerca de cómo vemos la felicidad de los otros, cómo se juzga a los demás, cómo la interpretamos. Historias al alcance de cualquiera. Espejos donde mirarse en…