Juan Villoro: Los caminos de la lectura
ENSAYO / 27 noviembre, 2017

El escritor mexicano Juan Villoro (Ciudad de México, 1956) continúa en La utilidad del deseo, con una recopilación de ensayos literarios sobre grandes obras y autores, desde los clásicos rusos hasta el desconcertante Defoe o paisanos ilustres y deslenguados que merece la pena reivindicar como Jorge Ibargüengoitia o Carlos Monsiváis. ALFONSO VÁZQUEZ Si ‘La orgía perpetua’ fue el título del famoso ensayo de Vargas Llosa sobre ‘Madame Bovary’, bien podría titularse el último ensayo de Juan Villoro, ‘El festín perpetuo’, porque se trata de una nueva fiesta de la lectura, a la que ya nos tiene mal acostumbrados el autor mexicano. ‘La utilidad del deseo’ que así se llama su última obra, editada por Anagrama, es una colección de ensayos, en ocasiones textos de conferencias y prólogos, sobre libros y grandes escritores. El título en cuestión hace referencia, no sólo a un lúcido ensayo sobre literatura infantil incluido en la obra, sino al lema bajo el que los Hermanos Grimm reunieron sus cuentos: «Entonces, cuando desear todavía era útil», en recuerdo de ese tiempo mágico plagado de duendes, hadas y hechiceros que hacía posible que los deseos se cumplieran. También el escribir ensayos, señala Juan Villoro, depende del deseo, y…

Pensar con espíritu
MARCAPÁGINAS / 28 abril, 2014

GUILLERMO BUSUTIL HACE TIEMPO QUE LA FILOSOFÍA ES LA MARÍA DE LOS PLANES DE ESTUDIO. La «chica» fea a la que nadie saca al baile ni a la que declararle pasiones o amor eterno. Exceptuando a los tipos raros que encuentran en ella las respuestas que iluminan las sombras de las preguntas y una importante brújula que   nos orienta a vivir, a conocernos, a explorar los interrogantes y los caminos de ese enigmático y hermoso laberinto que es el pensamiento en sí mismo. Sin embargo hubo un día en el que la filosofía fue la medida del hombre y del intelecto, además de un valioso pasaporte. También hubo, y sigue habiendo, autores que combatieron los escollos de la desidia, el desconocimiento y la incultura convirtiendo la filosofía en una valiosa herramienta para andar por la vida y no caer en los abismos de lo cotidiano. Uno de ellos ha sido Fernando Savater, casi siempre brillante, didáctico, llano, rotundamente claro en sus reflexiones y planteamientos. No hace mucho nos regaló el hermoso libro Las ciudades y los escritores, acerca de su pasión por la lectura, y ahora vuelve con Figuraciones mías. Sobre el gozo de leer y el riesgo de pensar,…