Emmanuel Carrère: Fragmentos estelares de la realidad
CRÓNICA / 23 noviembre, 2017

LUIS M. ALONSO El escritor francés muestra sus dotes de gran retratista en un libro que conjuga géneros periodísticos y literarios. Emmanuel Carrère tiene un don especial para entrometerse y hurgar en las vidas de los demás. Es un fino retratista de escritura clara, precisa y eficiente, teñida de ironía y de un autodesprecio que lo hacen simpático para el lector. Sabe andarse por las ramas y también ir directo al meollo. Su literatura emerge apegada a fragmentos de la realidad y él mismo acierta a entremezclarse con muchos de los personajes de sus narraciones. Conviene tener un sitio adonde ir, que publica Anagrama, es el resultado de su investigación periodística y literaria –apenas se vislumbra la línea que separa los géneros–, recolectado en 33 textos publicados a lo largo de veinticinco años, de 1990 a 2015. Se trata de historias de muy diverso pelaje, fruto de la curiosidad que distingue a Carrère. Indaga, por ejemplo, en la vida atormentada de Alain Turing, el cerebro de Bletchley Park y padre de la computadora; se da una vuelta por el palacio de Ceaucescu en la primavera rumana de 1990; viaja a Siberia para encontrarse con el prisionero más viejo de la…

En busca de Pablo y Lucas
NOVELA / 23 enero, 2016

ALFONSO VÁZQUEZ Anagrama publica El Reino, el relato autobiográfico de la fugaz conversión al catolicismo del escritor francés Emmanuel Carrère. Pero el grueso de la novela lo ocupa una brillante, irónica y a veces anacrónica y provocadora aproximación a los Hechos de los Apóstoles y la historia de las primeras comunidades cristianas. La carrera literaria de Emmanuel Carrère (París, 1957) está repleta de libros inquietantes a la vez que brillantes. Así, en El adversario, se mete en la piel de un asesino múltiple real que todavía purga sus penas en una cárcel francesa, mientras que Limónov es la biografía novelada de un aventurero ruso, un alma escurridiza y sorprendente. También en el terreno de la pura ficción como en El bigote o Una semana en la nieve, Carrère brilla e inquieta. Con su nueva obra, El Reino, vuelve a sus registros más personales, como ya hizo con Una novela rusa, en la que indagaba en las andanzas de su abuelo paterno. Pero El Reino es más personal si cabe, pues repasa en la primera parte de la novela la fiebre religiosa que le hizo convertirse al catolicismo durante unos breves años al comienzo de los 90. El Carrère de hoy,…

Creer o descreer
MARCAPÁGINAS / 20 septiembre, 2015

GUILLERMO BUSUTIL Por qué una persona se entrega a la fe o la interroga desde dentro y desde fuera? No es fácil hacerlo como si fuese un reloj que se desarma. También es difícil aceptarla como una abstracción que permite a las personas un refugio, un monólogo consigo mismas. ¿Es la fe una ficción sin límites, sin género, sin más que referencia que el nombre de Dios? La teología responde, desde hace siglos, estas preguntas que solemos hacernos en algunos momentos de la vida. Las mismas que han llevado a muchos escritores a indagar en los textos sagrados una huella, una explicación, un razonamiento. Unamuno y Saramago han sido algunos autores que han rodando esa pregunta. Pero es difícil encontrar uno que hiciese una travesía real como trabajo de campo –estudio religioso y literario–, compromiso temporal y a la vez catarsis personal, como ha hecho Emmanuel Carrère en El Reino, un texto sin género que le ha ocupado siete años, elaborado en forma crónica sobre una efímera conversión al cristianismo y una minuciosa investigación brillante y fronteriza sobre Pablo de Tarso y Lucas, el médico macedonio que le acompañó en sus viajes, escribiendo un Evangelio y los Hechos de los…