Periodismo zombie
MARCAPÁGINAS / 4 octubre, 2013

GUILLERMO BUSUTIL ESTAMOS MUERTOS PERO NO LO SABEMOS. Así empieza Lluís Bassets uno de los capítulos de su libro El último que apague la luz, publicado por Taurus. Una emotiva y lúcida necrológica sobre los últimos días de la prensa escrita. Y también una crónica inteligente y realista que no deja de asomarse a la nueva era, a los nuevos paradigmas y modelos que esperan al final de una crisis que significa un cambio radical en la política, en la sociedad, en una profesión que tuvo un papel de primera línea. Muchos periodistas llevamos tiempo escribiendo sobre periodismo. Cada uno, desde su experiencia en el mismo campo de amor y de batalla, reflexiona, hace autocrítica, desmenuza las causas e intenta proponer posibles vías de solución. Todos coincidimos en los síntomas que presagiaban hasta que reventó la burbuja periodística, todos defendemos la necesidad de nuestro oficio, y todos reivindicamos un futuro de nuestra profesión; aunque se denomine de otra manera,y tenga otros soportes. Lluís Bassets viene a recoger esos cantos del cisne, las huellas emocionales de los que perseguimos la noticia cuando no existía la libertad (importante circunstancia que se ha olvidado), cuando el fundamento de las empresas de comunicación era…