El doble del héroe
MARCAPÁGINAS , NOVELA / 14 abril, 2013

GUILLERMO BUSUTIL EN MÁS DE UNA OCASIÓN, los escritores han echado mano del recurso del manuscrito encontrado para reconstruir el pasado de un protagonista con sombras de ficción o con un destello secundario en los desvanes de la Historia. También hay autores a los que les gusta convertirse en personajes de sí mismos, elaborados desde la ironía o el distanciamiento, insertándose en una historia en la que se reflejan como voz y personaje narrativo. Pero hasta ahora no había aparecido ninguno que encontrase un fecundo yacimiento literario al buscarse, en un día de desánimo o aburrimiento, en google sin sospechar que podía toparse con alguien del mismo nombre y apellidos, como le ha ocurrido a Pablo Martín Sánchez. Y precisamente esta recreación ficticia de una realidad posible o este regalo del azar con huellas ocultas en la Historia (que nunca hay que dar por sentado lo que cuentan los autores al hablar del chispazo que los condujo a una historia), es la que subyace en su excelente novela El anarquista que se llamaba como yo, publicada por Acantilado. POCAS VECES, LA PRIMERA NOVELA DE UN AUTOR joven posee la fuerza narrativa, el profundo conocimiento de la tradición, la ambición de…