El Monomaniaco
MARCAPÁGINAS / 29 noviembre, 2013

GUILLERMO BUSUTIL UN HOMBRE SE LIMPIA LOS ZAPATOS en un parque sin saber que está a tres pasos de su pasado. Ese lugar que uno considera un hatillo de imágenes empolvadas y emociones bajo llave, de episodios impresionistas a los que retocarle el color, el encuadre o cambiarle el ángulo de la mirada. Otras veces, el pasado, la memoria, es un dibujo suelto, ágil, casi a vuela pluma, en una hoja de periódico como un guiño inteligente y brujo, un trazo de humor (al que en Colombia llaman mono), que sin embargo hiere y permanece, convirtiéndose en asesino de reputaciones. Es lo que hacía el gran caricaturista Ricardo Rondón, antes de pegarse un tiro en un café de Bogotá. Es lo que lleva haciendo cuarenta años su discípulo de ficción Javier Mallarino, que piensa en el tiempo y en la fama, mientras en un parque se limpia los zapatos que más tarde, de repente, le harán tropezar con una mujer joven que a su vez le hará tropezar con preguntas de un pasado que le hará pensar si  tal vez se le pueden cambiar las sombras, los rasgos, los ángulos muertos, el rostro. El suyo, el de ella, el del…

Las máscaras del poder
MARCAPÁGINAS , NOVELA / 8 septiembre, 2012

GUILLERMO BUSUTIL EN LAS PRIMERAS PÁGINAS DEL LIBRO se nos advierte de que la novela que tenemos entre las manos no será de intriga, ni que se trata de ir desenredando una trama negra en busca de criminales o misterios. Tampoco se trata de un relato que busca sacarle los colores a las política y sus senderos de corrupción. El autor, Santiago Gamboa, pretende que Plegarias nocturnas sea una historia de amor. Pero el amor es muy amplio y en su nombre pueden hacerse tantas cosas… Y tantas cosas se exigen y se justifican en su nombre que uno ha de esforzarse en desbrozar intenciones, reflexiones, ficción y realidades. La historia está protagonizada por dos hermanos, Manuel y Juana, que aman de forma muy diferente. El relato comienza en una cárcel de Bangkok, cuando un diplomático colombiano –Santiago Gamboa ha tenido cargos diplomáticos– tiene que ocuparse del caso de un joven compatriota que ha sido encarcelado bajo la acusación de tráfico de drogas. Aquí comienza la parte más jugosa de la novela, la más interesante, la que va desgranando, en primera persona, la historia de Miguel y cómo ha llegado hasta allí. SOMOS LA GENTE QUIENES VAMOS haciendo los países…