Bernardo Atxaga y el paisaje infinito de la memoria
NOVELA / 24 octubre, 2014

JAVIER GARCÍA RECIO Bernardo Atxaga vuelve con Días de Nevada, una historia puzle, como lo fue en su día la mítica Obabakoak. En ella encontramos a un autor recreándose en su estilo más personal, en su ejercicio mas libre de narrar y ello con el peso de 25 años de trabajo que hacen que la literatura de Atxaga haya madurado, se ha hecho más rica y más compleja. Bernardo Atxaga es uno de los escritores más originales, más geniales en la utilización de un estilo singular, carismático y definitorio; al pairo de gustos o modas de mercado. El estilo Atxaga es el de un narrador que se siente libre e impelido de utilizar el tono y el género que más le apetece, cambiándolo, alterándolo a cada golpe de visión cerebral. Por ello, su diversidad  narrativa  es extraordinaria, dueño de una imaginación heterogénea de la que puede sacar historias con solo tirar de los hilos de la misma. Ahora 25 años después de publicar su mítica Obabakoak, Atxaga recupera la estructura del puzle de recuerdos que utilizó en esa novela para componer Días de Nevada, un libro inclasificable, al modo identitario de Atxaga, en el que este escritor se adentra, como…