El futuro viaja en platillos volantes
ILUSTRADOS / 14 febrero, 2013

JOSÉ LUIS G. GÓMEZ El andaluz Pablo Ríos debuta en la novela gráfica con Azul y pálido, publicada por Entrecomics, una ambiciosa y certera indagación en el alma humana a través de las dudosas experiencias de abducidos por alienígenas. Algunos parecen querer matar de aburrimiento y trascendencia al tebeo, muchas veces apenas algo más que un travestido tímido cuando lo disfrazan de novela gráfica. Unas pocas obras, tanto foráneas como nacionales, legitiman esta transformación contemporánea y le dan sentido, al tiempo que nos alimentan un hambre creciente. Es la talla de esas últimas la que viste Azul y pálido (Entrecomics Cómics, 2012), el ambicioso debut -¡a todo color!- del andaluz Pablo Ríos. Y aquí no falta trascendencia, que lo que Ríos se ha propuesto es nada menos que indagar en el alma humana, en su soledad y sus ficciones; pero emprender esa tarea de héroe a través de las dudosas experiencias de abducidos por alienígenas creo que aclara que nos encontramos ante una creación original, diferente. Con Carl Sagan como presentador y epiloguista, Azul y pálido recorre un viaje por la fragilidad de los sueños y esperanzas alucinadas del hombre a través del testimonio directo e indirecto de nueve supuestos…