Antonio Cerezo: La muerte destapa secretos enterrados
DESTACADOS , NOVELA / 3 octubre, 2018

JAVIER GARCÍA RECIO Su trabajo como médico psiquiatra y forense le ha permitido indagar y descubrir con acierto el lado oscuro de la condición humana A las diez de la mañana del 13 de septiembre de 1982, el vuelo 995 de Spantax con destino a Nueva York y con 300 personas a bordo tuvo un accidente nada más despegar del aeropuerto de Málaga. El suceso dejó 52 personas fallecidas. Este grave suceso, que Antonio Cerezo vivió de primera mano en su condición de médico forense, le ha permitido recrear «con precisión» escenas de su novela. El accidente es el telón de fondo y el germen de Penúltimos secretos, que acaba de publicar la editorial Caligrama. La novela arranca en ese dramático accidente aéreo, pero viaja a la actualidad y a la Málaga de ahora mismo. Hay tres personajes que tienen un nexo común con una de las pasajeras que fallece en el accidente. Se trata de su marido, que empieza a sospechar que su mujer tenía otra vida; un amigo de la familia que es un político, metido en alguna corruptela y que con la muerte de ella podrá enterrar en el olvido su actividad deshonrosa y salvar su vida…