Salman Rushdie: Dramático sueño americano

29 enero, 2018

JAVIER GARCÍA RECIO

Con su probado magisterio narrativo, Rushdie usa recursos propios del thriller para narrarnos esta caída desde lo más alto de los Golden. Será una caída en cadena que comienza con los hijos y termina en el patriarca Neron, sobrecargada de ambiciones terrenales, que lo lleva mucho más allá de aquella histórica quema de Roma por el emperador Nerón

Cada uno es como es, y un escritor debe serlo aún más. Salman Rushdie es un enorme fabulador, un cautivador contador de cuentos; por eso cuando vuelve su mirada a la patética realidad, no se desprende de sus artificios literarios; de ahí que su nuevo trabajo novelístico, La Casa Dorada, traducida al español como La decadencia de Nerón Golden, aunque retrate la actual decadencia social de Estados Unidos, es más de lo mismo, por eso, para no llamar a engaños, antes de comenzar a contarlo, cita a Plinio: «dame una moneda de cobre y te contaré una historia de oro», vaticinando así que la historia de Nerón Golden es el drama de todos los cuentos.

En primer plano, La decadencia de Nerón Golden es una epopeya familiar que conjuga drama contemporáneo, mitos antiguos y películas modernas. Seguimos el ascenso y la caída de un hombre de negocios fabulosamente rico llamado Nerón Julius Golden. Llega a Nueva York en 2009 con sus tres hijos condenados. Negándose a hablar del país que dejaron, Nerón establece a su familia en una gran mansión, un «palacio de ilusiones», en el distrito histórico de Gardens de Greenwich Village. «Somos serpientes que nos despojamos de nuestras pieles», anuncia Nerón a sus hijos, y así nace una nueva familia deslumbrante, «despojándose de sus orígenes para convertirse en nuevos Gatsbys que persiguen sueños llamados, como millones Estados Unidos».

La historia de Nerón y su casa dorada la cuenta un vecino joven y guapo llamado René, un narrador que al modo de Nick Carraway en El gran Gatsby, sirve como relator de la historia a la vez que se va involucrando en ella ya que ve en los Golden el gran proyecto que lleva buscando para iniciar su carrera cinematográfica. Llorando la muerte de sus padres, René se congracia con Nerón y se hace amigo de sus hijos. Desde su posición de compañero afable, René sirve como testigo, espía y confesor. Pero su interés no es meramente, o no solo, amistad. René cree que Nerón, sus hijos y la «reina bruja» rusa –la joven esposa del magnate– son sujetos perfectos para una película que lanzará su carrera.

 

El escritor Salman Rushdie vuelve ahora con una historia actual, pero narrada en clave de tragedia romana.

 

Con su probado magisterio narrativo, Rushdie usa recursos propios del thriller para dar voz al cineasta René, que va descubriendo desde dentro las interioridades de la familia del magnate de oscuro pasado Nerón Golden, un perfil exuberante (también sus tres hijos) afín a los grandes mafiosos librescos que llena de color un retrato de América fidedigno a fuerza de ser deformante. El resultado es una visión apocalíptica del mundo, pesimista, por los extremismos que asolan el mundo.

La decadencia de Nerón Golden no menciona a Trump por su nombre, Rushdie no le daría esa satisfacción, pero no hay dudas sobre la verdadera identidad del «gigante victorioso rey de los dibujos animados». Ese villano gótico se debate en torno al fondo de esta historia, marcando el tono de una nación en peligro. El narrador aúlla: «Los mejores habían perdido toda convicción, y los peores estaban llenos de intensidad apasionada y la debilidad de los justos era revelada por la ira de los injustos». Todo encaja.

Los hijos de Golden llevan nombres propios de la antigüedad clásica, que han transformado en otros más breves. Petronio, Lucio Apuleyo y Dioniso, como han elegido llamarse (Petya, Apu y D, para abreviar. Petya es agorafóbico; siente terror si sale de casa; Apu es un pintor de valía pero desorientado y D se debate con cuestiones y dudas sobre su identidad sexual.

Con su dominio del relato y de los tiempos narrativos, Rushdie usa recursos propios del thriller para narrarnos esta caída desde lo más alto de los Golden. Será una caída en cadena que comienza con los hijos y termina en el emperador Neron sobrecargado de ambiciones terrenales, de una egolatría lo lleva mucho más allá de aquella histórica quema de Roma por el emperador Nerón. Todo conduce a ello, de manera que la novela, que comienza como una comedia, termina como una tragedia griega, o romana. Es el retrato moderno y dramático de la eterna caída y despedazamiento del sueño americano que Salman Rushdie reinterpreta sin tópico y sin moraleja. Es lo que hay.

 

FICHA
La decadencia de Nerón Golden
SALMAN RUSHDIE
SEIX BARRAL
21,90 €
 Traducción de Javier Calvo

No hay comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: