Retrato de sueños rotos

10 febrero, 2012

El escritor estadounidense David Vann ha destacado con sus dos primeras novelas.

JAVIER GARCÍA RECIO

La novela comienza y se cierra con dos ahorcamientos. Un círculo mortal que encierra una historia despiadada y cruel de unos personajes que se dan cuenta de que sus vidas son muy diferentes de lo que habían soñado y ello en el marco grandioso de una Alaska que ofrece un territorio despiadado, un territorio inmenso, a la altura de la ferocidad que desata. Es Caribou Island, la segunda novela del americano David Vann. En su momento no leí la primera, Sukkwann Island, pero me he obligado a hacerlo sobrecogido por la singularidad de esta segunda y que en conjunto abren el telón y descubren a un escritor de talla, de una prosa lúcida y vigorosa, con un estilo duro pero muy expresivo. De golpe, casi sin darnos cuenta, con el único bagaje de sus dos buenas novelas, nos encontramos  con un nuevo escritor llegado de las fecundas tierras de América del Norte, que ha esparcido en estos dos textos la semilla que hace crecer y madurar a los grandes escritores. Es David Vann y quedamos expectantes de que esa semilla crezca.

Desde luego la semilla de Caribou island es de calidad. Ese círculo mortal que abre y cierra la novela le sirve a Vann para trazar en su interior una historia muy humana, contada con coherencia y realismo, sin artificios tragicómicos. La historia, que es la del fracaso de sus protagonistas, no necesita añadidos impostados. David Vann la describe tal cual, con la dureza propia de sus elementos y la acompaña sólo de un escenario, Alaska, hermoso pero despiadado y sin duda excepcional para engrandecer por sí solo los acontecimientos narrados.

La novela comienza con Irene, la protagonista, contando a su hija como a los diez años, cuando regresaba de la escuela, encontró a su madre colgada de una viga. 30 años después esta maestra de preescolar jubilada ve como se encuentra atrapada en un  matrimonio sin amor con Gary y como ambos se precipitan hacia el desastre. Por insistencia de él inician la construcción de una cabaña en una pequeña isla junto al lago Skylak.

Aquejada de una fortísima jaqueca que la desquicia y la va consumiendo, Irene ayuda a su marido a la construcción de ese sueño imposible para levantar esa pequeña cabaña donde iniciar una nueva vida. Forzada por la situación Irene trabaja codo con codo junto a Gary aunque emocionalmente a kilómetros de distancia. Tras 30 años de matrimonio ambos se sienten engañados. Él recuerda cuando era un prometedor estudiante de Berkeley y tiene la sensación de haberse equivocado en la elección de una mujer que no ha estado a su altura. Ella todavía le quiere pero está obsesionada con la idea de que su marido quiere abandonarla porque es un  campeón del fracaso y del arrepentimiento. La cabaña que quieren construir, sin planificar e improvisando a cada paso de su construcción, no es más que una metáfora simbólica e incluso grotesca, por lo destartalado de la misma, del fracaso de su vida como pareja después de treinta años.

A su lado, la dureza salvaje del paisaje, la llegada temprana de invierno, incrementa la sensación de aislamiento y hace crecer la tensión a la que contribuye la mala salud de Irene. Juntos, desatan una trama que lleva a sus protagonistas, atormentados y aislados, a un final demoledor.

Caribou Island es una novela de enorme fuerza narrativa, donde el escritor, de manera sorprendente para su corta historia literaria, emplea recursos lingüísticos con gran maestría y desarrollados con alto valor metafórico. Es un retrato de vidas y sueños rotos, escrito con la dureza que requiere la descripción de un fracaso, todo ello con una prosa vigorosa que nos deja a un escritor en ciernes de convertirse en un narrador de talento.

FICHA

Caribou Island
DAVID VANN
MONDADORI
21,93 € En medio del paisaje salvaje de Alaska, el matrimonio formado por Irene y Gary va a la deriva. Para cumplir un viejo sueño de Gary deciden construir una cabaña en un remoto rincón de la isla. Irene sospecha que el plan de Gary es un paso para abandonarla. Comienza a sufrir extrañas jaquecas y le asaltan recuerdos de un trágico pasado.

No hay comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: