Pollock del siglo XXI

24 marzo, 2018

GUILLERMO BUSUTIL

 

El futuro no es una búsqueda. Tampoco una recompensa. Ni siquiera una revelación. No existe ningún mapa que permita entender la expectativa de vida de una persona y el desenlace inesperado en el que sucede el accidente de la muerte. Da igual que ese instante se produzca porque una puerta cede y precipita al avío a un tipo que dejó de soñar con ser astronauta y desaparezca sobre el centro comercial más grande de China; porque Andreas Lubitz estrelle su Airbus de Germanwings en los Alpes con 149 pasajeros a bordo. O porque una fórmula contra la intolerancia a la lactosa sea en realidad una mortífera arma para el control demográfico. Entonces ¿el futuro y un accidente son lo mismo? ¿Ambos son el relámpago atroz de un instante imprevisto o hay una enigmática razón que los desencadena? Hay que leer la última novela de Ricardo Menéndez Salmón para sopesar las respuestas a estas preguntas. Y a otras que tienen que ver con la impunidad de una economía de la maldad que ha convertido la violencia globalizada y la que responde a un gusto estético, casi entreverado con el anhelo de mayor conocimiento y de la inmortalidad. Sí, efectivamente, sé que usted se lo está preguntando, estoy hablando de una novela sobre el diablo. O de una nueva forma con la que Fausto juega a ser Fausto. Homo Lubitz es su nombre. El de la novela, claro. Y el del tipo al que el escritor que alquimia maravillosamente filosofía, moral, cine, literatura personal y reinterpretada con esencias de Ballard y Don Delillo y dos trozos de Hanecke, llama Control en esta historia donde el diablo es a la vez un vampiro.

Nuestra historia, porque Ricardo Menéndez Salmón escribe de nosotros y del tiempo que estamos comenzando a temer como una intuición o una realidad que no vemos con nitidez porque no estamos educados en la atención, empieza en China. Allí anida en gélido lujo un antihéroe que no entiende por qué ese país se la empalma a la vez que lo confunde; por qué su cultura le fascina como un rostro inescrutable y sus nuevas formas de martirio. Richard O’Hara trabaja para Arconte Limited. El orden, la ecuanimidad y la voluntad son su lema. Eso, un buen par de zapatos y hacerse millonario con un negocio saludable. Su éxito programado y su relación con diferentes traductores existenciales como el espléndido Zhao y la enigmática Wang Mei, harán que su jefe, el misterioso Control, lo llame a su refugio de Venecia para encargarle encontrar el paisaje desértico de un cuadro de James McNeill Whistler, que titulaba sus cuadros con términos musicales. Igual que hace RMS con esta novela del lento y moderato al intermezzo y presto. A cambio, de nuevo Fausto, el deseo que más quimere. Una aventura en busca de una naturaleza del mundo o del alma, de la muerte o del pos humanismo –recuerda ese paisaje y su simbolismo a la pintura distópica de Kay Sage– en la que estará acompañado por una mujer cariátide llamada Amanda Behres y que resulta ser vacío, violencia, culpa, la metáfora del siglo XX y el espíritu latido también de esta novela que enhebra los temas del sufrimiento; la destrucción causada por la ambición del progreso y el poder del desarrollo tecnológico por encima de la humanidad; el nihilismo como una actitud derivada de la accesibilidad al consumo y su paroxismo de felicidad.

Siempre suceden ideas en la narrativa de Salmón. La acción narrativa es lo de menos. Lo que le interesa es proponer incertidumbres, ahondar en las extrañezas que provoca el mundo contemporáneo, reflexionar acerca de las ausencias de un sentido existencial y del apagón de la conciencia en una sociedad que va cambiando los conceptos y condiciones de la realidad, en la que el caos y la oscuridad son una amenaza en el horizonte. Suena a desasosiego. Lo sé, lector. Pero Ricardo Menéndez Salmón indaga muy bien en el espíritu del siglo XXI y lo retrata con una prosa de la que domina el gesto del lenguaje, y el impacto de su color, la excelencia de la frase y la contundencia de la idea que conlleva.
Poesía en ensayo y narrativa como arte en el que poder refugiarnos y encontrar respuestas.

FICHA
Homo Lubitz
RICARDO MENÉNDEZ-SALMÓN
SEIX BARRAL
17,58 €

 

No hay comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: