Pilar Adón: Siempre fue la gravedad

23 noviembre, 2017

GUILLERMO BUSUTIL

La traición es una forma de afecto. Un lazo que nos une a la víctima de la envidia o los celos, sin la que sería imposible el sueño de una vida mejor. La traición como conquista de una felicidad que se tiene pero no se goza. Así ha sido en la larga tradición literaria en la que ocupa protagonismo y atmósfera. Lo mismo que en el maravilloso cuento Pietas con el que Pilar Adón aborda el orden perfecto de una relación dependiente de hermanas, en la que la bondad se convierte en obstáculo y en fantasma del egoísmo que se sueña mejor, libre de ser lo que supuestamente niega el amor entre ellas. Hilda y Brígida qué dos hermosas criaturas de hondura y ternura psicológica, ángulo muerto una de la otra cuando sus reflejos obedecen a sus emociones y a la ruptura de las mismas. Son ellas posiblemente dos esencias del espíritu de Shakespeare y de Jane Austen –espléndida ironía georgiana en los personajes femeninos de Adón- que sobresalen por su riqueza psicológica en este tapiz de relatos que componen La Vida Sumergida, donde toda la serenidad aparente se va quebrando despacio, conforme el aliento de la escritura va invadiendo las vidas y los sentimientos, las utopías y la naturaleza de lo apacible –lo mismo que si fuese cada vínculo y cada personaje una metáfora de la casa tomada de Cortázar- hasta que lo opresivo y lo humano estalla sutilmente, casi de soslayo el drama de su desenlace.

Viene Adón con presente de chica afable que no ha roto un plato de un pretérito literario jalonado de reconocimientos de lectores y de premios, de crítica y trabajo en la poesía, la novela y el relato donde la escritora tiene un pulso delicado de aura anglosajona entre lo clásico del romanticismo y la mirada expresionista. Por un lado en los ambientes opresivos, trampantojos de un secreto que late y contamina o permanece oxidándose como una amenaza, y por otro en la insatisfacción asfixiante de las criaturas de Carver y en la soledad entre susurros e inapreciable valor de las mujeres de Munro. Cualidades urdidas con perfección y sutileza en la indagación de lo que esconde un miedo o un deseo y las consecuencias derivadas de celebrarlos. Hay que aplaudir el equilibrio con el que Pilar Adón mantiene ambas tensiones y la sensación de claustrofobia que transmite la supervivencia de cada una de sus protagonistas, sean las que dominan o las que obedecen, las que manejan la crueldad y las que desenredan la ternura. O al menos así nos dicen, y en ocasiones nos confunden. Porque algo de darle la vuelta al cromo tienen las 13 piezas de cuento de la escritora de Las Órdenes, Mente animal, La hija del cazador, Las efímeras o Viajes inocentes (Premio Ojo Crítico), títulos que asemejan una poética de autor, y hasta de hilo de Ariadna para conducirse por dentro de lo que se cuenta y no se dice, por fuera de lo que se considera supuesto, y que el lobo que habita el libro no se salga con la suya. Ni con ustedes, queridos lectores.

Tiene peso boca arriba La vida sumergida de estos relatos que emergen a flote de la buena literatura y nos adentran con un lenguaje que da gusto transitar –qué hartazgo de lo plano y del fraseo hemimgwayniano, de la falta de vocación de estilo y de construcción de mundos y seres con gravedad de carne y de palabra-. Un déficit llamativo en la escritura contemporánea en la que se agradece el talento, la estética y la expresividad de un estilo como el de la autora de estos cuentos que nos encierran, nos liberan y…También enriquece su apuesta porque dando lo mismo que aborden los cuentos la moral y las penumbras del alma, la filosofía de una comuna tolstoiana, el sueño de un chelista, la fuga de dos hermanos en busca del paraíso o el sueño de alcanzar la plenitud en lo salvaje, la dificultad de llevar una vida normal o de ceder a la posibilidad de conquistar todo lo prohibido, la excelencia de las historias es el latido moral y darwiniano que alienta las fabulaciones y lo real sobre los que nos cuenta Pilar Adón.

FICHA
La vida sumergida
PILAR ADÓN
GALAXIA GUTENBERG
17,90 €
Traducción de Catalina Martínez Muñoz

No hay comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: