Periodismo en vena

16 febrero, 2012

GUILLERMO BUSUTIL

¿EL PERIODISMO NACE O SE HACE? Esta pregunta habitual en el caso de los escritores es extensible a un oficio que no atraviesa por sus mejores momentos y que, después de décadas brillantes de reporteros, de redactores de calle a la caza de la noticia, ha involucionado hacia la antigua época donde las informaciones se cocinaban sin salir de las redacciones o asistiendo asiduamente a los mentideros de los cafés. Una rutina que se rompió afortunadamente gracias al talento, la inquietud y la predisposición de jóvenes periodistas y de la irrupción de literatos en las páginas de prensa. Uno de aquellos periodistas que contribuyeron a engrandecer y darle vida al periodismo fue Manuel Chaves Nogales. Periodista y escritor independiente que ha permanecido muchos años en el olvido por el ostracismo ejercido por los intelectuales de izquierda, que le exigieron una militancia más determinante, y por la derecha, que lo consideró siempre un amigo personal de Azaña y una pluma de la República.

EL OLVIDO A VECES SE DESVANECE por la poética justicia del paso del tiempo y por el empeño de investigadores que iluminan el desván de la memoria, igual que si fuesen arqueólogos en busca de ese tesoro humano que es el talento y el valor de una obra. En el caso de Chaves Nogales ha sido Abelardo Linares, que recuperó con la editorial Renacimiento algunos de sus mejores libros, entre los que sobresalen las imprescindibles piezas de A sangre y fuego, uno de los relatos más veraces sobre la Guerra Civil, y Juan Belmonte, matador de toros, la primetra narración en la que un torero aparece como héroe. Y junto a este editor está Maria Isabel Cintas, que lleva veinte años «enamorada» de este hombre y profesional que revolucionó el periodismo. Acaba de aparecer su biografía, El oficio de contar, Premio Domínguez Ortiz 2011, editado por la Fundación José Manuel Lara, en cuyas páginas María Isabel Cintas recorre su vida desde su nacimiento en Sevilla hasta su muerte repentina en Londres a la edad de 44 años.

UN PERIPLO DE TIEMPO MARCADO POR LOS VIAJES A RUSIA Y ÁFRICA para dar cuenta de los sucesos y cambios en el viejo imperio de los zares y la pérdida de la última colonia española, además de su obligado exilio en París y en Londres como consecuencia de la Guerra Civil española y de la la Segunda Guerra Mundial. En el libro, el lector descubrirá a un Chaves Nogales introducido en el periodismo casi de niño, de la mano de sus tíos y de su padre, impulsores de una pasión y de un talento moderno e innovador que le llevó a defender y practicar un oficio a pie de la realidad, seco, preciso, con rigor y creatividad en el lenguaje. Las cualidades de las que dejó constancia en las páginas de diarios como La Voz de Córdoba, en El Liberal de Sevilla y en El Heraldo de Madrid, donde dignificó el análisis político, la visión crítica del campo andaluz, el desarrollo de la aviación, los claros y sombras de la República, además de su pericia como narrador apegado a la realidad y los temas de su tiempo. Una labor que a veces le alejó de su familia y que no dejó de ejercer durante el exilio en las páginas de La Nación, de L’Europo Nouvelle, de la Atlantic Pacific Press Agency que abandonó para crear su propia agencia de noticias y ofrecer cobertura a diferentes periódicos de Colombia, México y Cuba. MarÍa Isabel Cintas no sólo ofrece en estas páginas la brillantez e inquietud de su biografía vital y profesional, con rigor documental y un estilo casi narrativo que hace más atractiva la lectura, sino que también descubre la humanidad de un hombre cuya obra es imprescindible para entender la evolución del periodismo que un día fue independiente, libre, veraz y brillante.

FICHA

Chaves Nogales, el oficio de contar
MARÍA ISABEL CINTAS
FUNDACIÓN JOSÉ MANUEL LARA
25 € La autora sigue los pasos del gran periodista sevillano y enmarca su actividad en el contexto histórico de una época convulsa y fascinante que abarca la revolución rusa, la dictadura de Primo, la proclamación de la República, el estallido de la Guerra Civil, la ocupación de Francia o el exilio en Inglaterra, donde murió de forma repentina.

No hay comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: