París no era una fiesta

17 enero, 2016
Dos parisinas confraternizando con soldados alemanes ante la fachada  del mítico Moulin Rouge.

Dos parisinas confraternizando con soldados alemanes ante la fachada del mítico Moulin Rouge.

JAVIER GARCÍA RECIO

El escritor Fernando Castillo realiza una disección certera y valiente de ese periodo siniestro, oscuro y vergonzoso de la Ocupación nazi de París y el miserable colaboracionismo de muchos franceses, en su obra París Modiano, de la Ocupación a Mayo del 68, editada por Fórcola y que supone una radiografía de los personajes del Nobel francés, Patrick Modiano

Ha sido su particular, valiente y decisiva visión del periodo de los llamados années noires, los años de la Ocupación de París por las tropas alemanas, uno de los grandes capítulos que le llevaron a obtener el Nobel en 2014. Patrick Modiano, a través de una literatura única, supo describir y descubrir el periodo siniestro, oscuro, vergonzoso en tantos casos, de la Ocupación nazi de Francia y especialmente el de la colaboración no menos miserable de muchos franceses con sus invasores. En una Francia, creída de su resistencia al nazismo, producto de la propaganda del régimen gaullista, Modiano fue  de los primeros en romper ese falso espejo.
Sus tres primeras novelas, El lugar de la estrella, La ronda nocturna y Los paseos de la circunvalación, supusieron un golpe terrible que rompió ese falso encantamiento en el que vivía la sociedad francesa en relación a la actuación de sus compatriotas frente al invasor alemán. En esas primeras novelas Modiano retrata a las personas que, como su propio padre, practicaron una abierta o encubierta colaboración, ideológica, cultural o simplemente mafiosa y gansteril con los ocupantes. Ese golpe en la mesa de Modiano descubriendo a sus compatriotas la felonía de otros franceses, siguió luego con obras como la magistral Dora Bruder, o la más reciente de La hierba de las noches.
Es ese el periodo siniestro, oscuro, vergonzoso en tantos casos, de la Ocupación nazi de Francia y el no menos miserable colaboracionismo, y el de sus protagonistas, el que retrata ahora magistralmente el historiador Fernando Castillo en su estudio París Modiano, de la Ocupación a Mayo del 68, que viene a completar su anterior trabajo apasionante Noche y niebla en el París ocupado: traficantes, espías y mercado negro, editado también por Fórcola.
En este París Modiano se trata, como explica el propio Fernando Castillo, «no tanto de la obra literaria de Modiano, sino de sus personajes y su contexto». En este magnifico ensayo aparecen todos los personajes que supieron sacar partida de la ocupación alemana y que, de manera maquillada o sin tapujos aparecen en las tres primeras novelas de Modiano. Es un trabajo exhaustivo, profundo y de un rigor estimable el que hace Castillo para descubrirnos la complejidad de un rotundo escritor y especialmente para iluminar unos años en los que Modiano puso el foco para descubrir la bajeza moral de muchos parisinos.
Castillo, en esa firme rigurosidad que exhibe, no oculta nada y refleja como entre los intelectuales y artistas franceses o que desarrollaban su trabajo en París «había quien colaboraba institucionalmente y oportunamente convencido del Nuevo Orden o simplemente ignorando la situación, haciendo como si la guerra no existiera y cotidianamente mirando hacia otro lado: el más señalado fue Picasso, quien recibía en su estudio de la rue de Grands-Augustins a Jünger y a quien se terciase, regalándoles postales de sus cuadros, imaginamos que sin firmar».
Castillo disecciona esas primeras obras de Modiano y señala como en La place de l’etoile, su primera novela, que vio la luz en 1968 recoge de manera brillante y provocadora y de una manera real o supuesta a los principales protagonistas que forman el núcleo de la llamada colaboración cultural. Al recuperar este elenco collabo y alumbrar los aspectos más sórdidos de su actuación durante los años negros, Modiano revela un asunto del que hasta ese momento apenas se trataba en Francia, pues no sólo vivían aún muchos de sus protagonista sino que las heridas de la guerra aún estaban abiertas.
Sobre La Ronde de nuit Castillo nos dice que lo más destacado es la recreación que el escritor lleva a cabo de la actividad de los servicios de la Gestapo francesa, de las oficinas de compra y del universo que surgió a su alrededor, un mundo en el que solo aparecen franceses, que considera representativo de la colaboración en su conjunto y del que los alemanes están ausentes.
Estas dos novelas y la posterior de Les boulevards de ceinture (Los bulevares periféricos) que conforman La Trilogía de la Ocupación, explican el conjunto de la realidad de les années noires, que muestran el proceso de degradación moral de la época que representan los personajes que se mueven alrededor de los negocios turbios.
Todo ello situado en el París siniestro de esos años al que Modiano se acerca sin pretensiones históricas pero con la intención de convocar los acontecimientos.
Un Nobel grandioso como Modiano merecía, más allá de los estudios críticos y esencialmente literarios, un ensayo tan portentoso como el que realiza Fernando Castillo, no solo con amor a la obra literaria sino con un rigor intelectual que la convierten en obra esencial en la biografía de un Nobel.

La muerte invisible, de Alberto Pasamontes

FICHA
París-Modiano. De la Ocupación a Mayo del 68
FERNANDO CASTILLO
FÓRCOLA
27,50 €

Las referencias al contexto histórico, constantes en sus novelas, conforman un universo vital y biográfico que ha marcado a la juventud francesa de los años cincuenta y sesenta, y que Fernando Castillo ha reconstruido al detalle, desde el ambiente literario a la música, pasando por el arte pictórico y el cine, sin dejar de lado otras poéticas como la del automóvil, la del metro, la de la radio y los carteles, o la de los barrios, plazas y calles de París, verdaderos iconos de lo que podemos denominar la «geografía Modiano».

No hay comentarios

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: