“Otro Hitler sería hoy posible”

27 abril, 2014
La comedia de Timur Vermes se ha convertido en todo un fenómeno literario.

La comedia de Timur Vermes se ha convertido en todo un fenómeno literario.

JESÚS ZOTANO

Con una premisa de pura ciencia ficción –Hitler se despierta en el Berlín de 2011 como si hubiese hibernado desde 1945–, el periodista Timur Vermes construye en Ha vuelto (Seix Barral) una ácida comparación entre la Alemania de entonces y la actual y de cómo una mentalidad tan radical como la del Führer sería hoy fagocitada por los canales de televisión y YouTube.

Imagine que Hitler no murió en el búnker de la Cancillería y que regresa al Berlín actual sin ni siquiera recordar qué pasó a finales de abril de 1945. Con una buena dosis de humor negro, el escritor Timur Vermes sacude los grandes fantasmas de su país en Ha vuelto (Seix Barral), un ácido retrato de la Alemania de Merkel a través de los ojos del dictador. En su segunda vida, el Führer mantiene la misma mentalidad que cuando fue nombrado jefe del gobierno en enero de 1933. Los tiempos han cambiado radicalmente, pero sus planes para Alemania siguen siendo los mismos.

¿Por qué resucitar a Hitler? ¿Lo eligió para atrapar rápidamente al lector? ¿Como una estrategia de marketing?
Tuve la idea ya con él. Vi el Segundo libro de Hitler en una estantería de una librería turca de libros de segunda mano. Me pareció algo absolutamente absurdo, porque nunca había oído hablar sobre ese libro. La segunda razón es que Hitler te da una ventaja especial: es alguien a quien el lector no está dispuesto a aceptar, estando seguro de que todo lo que Hitler diga está mal. Así que si el lector se encuentra de repente de acuerdo con él, comienza a reflexionar sobre ello. No se podía hacer esto con otros personajes. El impulso de no estar de acuerdo no sería tan fuerte, ni siquiera con Stalin.

Hitler y humor. ¿No cree que es un dúo un tanto peligroso?
No. ¿Por qué debería serlo? Sería peligroso distribuir ideas o una imagen equivocadas de Hitler y sus planes, pero este libro no lo hace. Por el contrario, ofrece información al lector para que vea cómo este hombre aún planea hacer lo mismo que hizo años atrás. Incluso en los momentos más divertidos, no niega nada.

¿Siendo el Führer un tema tabú en su país, cómo explica el éxito del libro?
Bueno, Hitler no es un tema tabú. Pero es un tema discutido generalmente en base a unas reglas muy estrictas. Y este libro no se atiene a esas reglas, por lo menos no a una de las más comunes y que siempre se debe añadir: que el holocausto fue un crimen. Como si la gente no lo supiera. Aquí se mencionan todos los delitos, pero no se dice que fueran malos, otra de las ventajas que ofrece el personaje de Hitler. Es el lector el que debe reflexionar, y creo que aún no está preparado. Los lectores alemanes no están acostumbrados y parecen estar disfrutando.

¿Cree que Hitler sería hoy posible?
Sí, es exactamente lo que señala el libro. Pero sólo sería posible si la gente está segura de que no es Hitler y lo que significa. Podría ser cualquiera, incluso el verdadero Hitler después de hacer un viaje en el tiempo.

¿Cree que 60 años después se cometería el mismo error?
Eso debería contestarlo un historiador. Pero puede estar seguro de que en 1933 la gente no creía que Hitler fuera un monstruo loco. Porque los monstruos locos no suelen ser elegidos.

Muchos de sus lectores esperan ya impacientes la película sobre esta historia.  ¿Tiene alguna idea de quién encarnará al dictador? ¿Ha pensado en alguna estrella de Hollywood?
Estoy pensando en alguien que se ajuste al guión. Y el guión aún no cuenta con una versión definitiva, así que todavía no voy a empezar a soñar con un casting de estrellas.

Ha vuelto, de Timur Vermes

FICHA
Ha vuelto
TIMUR VERMES
SEIX BARRAL
19,33 €

Uno de los aspectos más desternillantes de la novela de Vermes –y seguramente motivo de la gran acogida de «Ha vuelto»– es la manera en la que Hitler, tras despertar de su letargo o su viaje en el tiempo, descubre la nueva realidad en la que se encuentra: una ciudad, Berlín, habitada por gente de todas las razas, con las paredes pintarrajeadas con ininteligibles mensajes y gobernada por una mujer rechoncha. Al toparse con un folleto de Media Markt, el dictador, creyendo que es un periódico, se lamenta tanto de su diseño como de su contenido, recordando cómo Goebbels cuidaba estos aspectos. También resultan delirantes sus encuentros con el televisor de plasma e internet, invento del que detectará rápidamente su poder.

No hay comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: