Orhan Pamuk: El pecado y la redención

20 mayo, 2018

GUILLERMO BUSUTIL

Un pozo es un ojo insomne en cuya oscuridad se refleja el secreto de narciso: la moral de su rostro, el pasado en el que moran los fantasmas de lo que somos y nos reta. Un pozo es la boca de la muerte que nos susurra acerca de las raíces y entrañas de lo desconocido, del renacimiento o la disolución en la profundidad de lo negro. Y también el pozo es el destino que nos exige, abduce o sorprende con aquello que esconde entre lo atávico del hombre y su desenlace trágico. Nos lo enseña Pamuk en un hermoso libro que tiene algo del aleph de Borges, y en el fondo de su historia todo el susurro de los mitos clásicos, de Shakespeare, de la tradición oral de los cuentos. La mujer del pelo rojo es todo esto, y además de una estupenda traducción de Pablo Moreno, un buen retrato de Estambul desde la perspectiva cultural, económica, religiosa y política. Una novela indagatoriamente humana y honesta que desciende al vértigo abisal de la paternidad, de la orfandad, del sexo, del sentido de la vida entre el deseo y la fatalidad. Y lo cuenta Pamuk a través de un relato lento que tiene que ver mucho con la fábula, con la prestidigitación de una lenguaje que teje y desmadeja lo que piensan sus criaturas, que involucra al lector desde el mismo principio en el que la voz del protagonista, Cem Bey, nos narra sobre la desaparición de su padre, un farmacéutico a las afueras de Estambul, comprometido con la izquierda y amante de mujeres que abandona a su familia y deja a su hijo sin un guía espiritual..

De este suceso como origen de la trama Pamuk se lleva de viaje moral al lector y lo entrega a la atmósfera de los cuentos. Cem Bey encontrará otro padre en la ausencia del suyo. Un maestro pocero, Mahmut Usta, que durante el día ejerce su violencia de órdenes en Öngoren donde excavan el pozo cuyo interior está destinado a ser un oasis de miseria, y no el escondite de una lámpara maravillosa. En esa tarea, el tutor inculto, le alivia las noches con relatos tradicionales a los que les moldea los finales, como hace con la leyenda del mítico héroe persa Rostam y su hijo Sohrab enfrentados en un duelo a muerte sin saber quién es en realidad cada cual. Con esa enseñanza sobre el destino y su fatalidad, Cem se enamorará de una bella mujer pelirroja mayor que él que llega acompañando a los cómicos, y con ella vivirá una pasión de imprevisibles consecuencias. No es difícil anticiparse con este argumento a pensar que al final de ese pozo de la historia hallará el lector la veta literaria del Edipo Rey de Sófocles y El libro de los reyes de Ferdousi. Esencias de un simbolismo al que añadirle la del pelo rojo de la hermosa actriz como representación de la sensualidad y la amenaza de la sexualidad.

No sólo es una historia de amor con ese eco trágico lo que esconde el corazón del pozo excavada en busca de agua para una llanura estéril. Pamuk en todos sus libros disecciona la moral del ser humano como persona política y crisol de una herencia cultural y un choque con el mundo. De nuevo vuelve a estar presente en esta novela esa oposición en pulso y en diálogo a la vez – la orilla turca europea que representa el hijo Edipo frente al padre del otro lado oriental-. La mezcla de un discurso de opresión contra otro de resistencia, el que representa el fanatismo que alimenta el integrismo y su consecuencia terrorista, y el que encarna la democracia con su laicismo y tolerancia. Dos épocas, dos miradas y actitudes. Igual la confrontación entre las libertades individuales y el autoritarismo. Y la antigua y permanente pulsión entre el amor y la culpa, el campo y la ciudad.

Quedan lejos, en el pasado, los hechos que Pamuk pone en la boca narrativa de su protagonista, pero los espejos que utiliza siguen reflejando la moral del hombre, el peso del pasado, el sueño de prosperar, la esterilidad de los sueños y el esfuerzo de buscarlos en el pozo del inconsciente, en la oscuridad del destino.

FICHA
La mujer del pelo rojo
ORHAN PAMUK
RANDOM HOUSE
21,90 €

No hay comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: